www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 2 | GRUPO D

Catar 2022. Dinamarca cae en la ley de Kylian Mbappé y Francia, a octavos

Catar 2022. Dinamarca cae en la ley de Kylian Mbappé y Francia, a octavos
Ampliar
(Foto: EFE)
sábado 26 de noviembre de 2022, 18:56h
Partido serio de los franceses, bien gestionado desde la defensa (2-1). Los daneses tuvieron la pelota y los galos, las ocasiones. Doblete de Kylian.

En el fútbol internacional hay rivalidades particulares, en las que se localizan curiosidades estadísticas. Una de ellas es la que comparten Francia y Dinamarca. Los galos, con dos Mundiales y dos Eurocopas en sus vitrinas, han jugado tres veces contra los daneses en eventos mundialistas y este es el balance: una victoria (1998), una derrota (2002) y un empate (2018). Y la 'Dinamita roja' venía a este duelo tras ganarle dos veces a los franceses en la pasada Liga de Naciones. Esto es, este año -en junio y septiembre-. Con esta dinámica en mente, que pudiera sorprender, se presentaron en el 974 Stadium de Doha este sábado. Para escribir otro capítulo más de la historia relatada.

Arribaban los pupilos de Didier Deschamps más relajados, esa es la verdad. El seleccionador decidió entregar la titularidad a Raphael Varane y a Jules Koundé -en el lateral diestro-, movimiento este último tendente a protegerse. Sabía el preparador galo que su rival necesitaba ganar para evitar quedar contra las cuerdas -en la primera jornada no pudieron pasar del empate contra Túnez-, así que ordenó aplomo y quietud a sus artistas. No había que perder el sitio, así que el favorito optó por aferrarse a su vertiente especuladora. Repliegue en campo propio y contraataque, fórmula que le ha granjeado gloria en esta década. Con Antoine Griezmann destacado en el rol de mediapunta, de '10' clásico, amenazarían durante toda la tarde en transición.

Ese estilo reactivo, que entregó la pelota a un bloque danés que sí presionó con hambre, está alimentado por la frondosa producción de extremos veloces que disfruta el balompié francés. A pesar de la epidemia de lesiones que también les quitó a Lucas Hernández en la previa, pueden colocar a Kylian Mbappé en la izquierda y a Ousmane Dembèlè en la derecha. A ver quién alcanza a empatar la velocidad de esa dupla. Además, ambos juegan muy motivados, favoreciendo el reparto de la carga ofensiva del colectivo. En el primer acto fue el regateador del Barcelona el que tomó la palabra. De su insistencia, siempre a la carrera, nacieron llegadas a las que Rabiot, Giroud y el propio Mbappé no colocaron la guinda del gol por poco. Ahí se alzó Casper Schmeichel, pilar de su delegación.

El meta del Lille vive su longevidad como su padre, Peter, vivió la suya: con eficiencia. Gritó y lució jerarquía cuando arreciaban las acciones de balón parado, la otra gran herramienta de derribo francesa. Y le negó a Griezmann, en larga pared con Giroud, un zurdazo sin ángulo pero venenoso -minuto 33-. Con todo, y gracias a la sólida labor de Varane, Upamecano y Tchouaméni, 'Les Bleus' tampoco permitieron alegrías a la ofensiva contrincante. El sistema de Kasper Hjulmand, semifinalista en la Eurocopa de 2021, sólo atisbó horizonte con una galopada de Emil Hojbjerg -motor absoluto, tras la baja de Thomas Delaney- a través de la que Cornelius conectó un latigazo que salió desviado -minuto 36-. Ese fue su único intento hacia portería antes del descanso. Habían mandado en la iniciativa, pero sin filo. El sino de su partido.

Se marchó a vestuarios Dinamarca reclamando la posible expulsión de Koundé -por un feo pisotón al tobillo de Nelsson- y volvió al césped convencida de su plan: madurar el partido y controlar la redonda hasta que asomara la oportunidad en ataque. Y la ocasión apareció en el minuto 68, el problema es que supuso sólo el empate a uno. Seis minutos antes, Mbappé se cansó del protagonismo de Dembélé y pintó una combinación acelerada y precisa con Theo para batir a Schmeichel. No pestañearon los daneses, fieles a su adn competitivo, y de un córner botado por Christian Eriksen, peinado por Andersen y embocado por Christensen, establecieron la merecida igualdad. Decorando un desenlace delicioso al que contribuyó el descaro de Damsgaard y el remate de Lindstrom que Lloris se sacó de encima como pudo -minuto 72-.

Con Eriksen de vuelta -felizmente recuperado de su grave problema cardíaco- y a los mandos, y secundado por el imperial Hojbjerg, el escuadrón danés creció en ambición. Hjulmand cargó las tintas, no le quedaba otra, con Braithwaite y Dolberg como doble punta y lanzó un órdago. Se fue arriba el conjunto nórdico, asumiendo lo que eso significa ante uno de los mejores contragolpeadores del planeta. Lo que recibió se pareció más a un asedio aéreo francés, esas cosas pasan, con Mahele salvando un testarazo claro de Tchouaméni -minuto 78- y Rabiot enviando alta una volea nítida -minuto 80-. Aún así, también asistió al derechazo que lamió la madera de Braithwaite. Puso sus cartas boca arriba y le salió Mbappé. El delantero del PSG selló su doblete en el minuto 86, y sentenció el triunfo que les mete en octavos de final, a pase de Griezmann. La corona para un rendimiento sólido del defensor del título.

Ficha técnica

2- Francia: Lloris; Theo Hernández, Upamecano, Varane (Konate, min. 75), Koundé; Tchouameni, Rabiot; Griezmann (Fofana, min. 92), Mbappé, Dembélé (Coman, min. 75); y Giroud (Marcus Thuram, min. 63).
1- Dinamarca: Schmeichel; Nelsson, Christensen, Andersen; Maehle, Hojbjerg, Eriksen, Lindstrom (Norgaard, min. 85), Kristensen (Bah, min. 92); Damsgaard (Dolberg, min. 73) y Cornelius (Braithwaite, min. 45).
Goles: 1-0, min. 62: Mbappé; 1-1, min. 68: Christensen; 2-1, min. 85: Mbappé.
Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó a Christensen, Cornelius y a Koundé.
Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo C del Mundial de Catar, disputado en el 974 Stadium (Doha, Catar).