www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS DE FINAL

Catar 2022. Brasil acompleja a Corea del Sur y ya atemoriza a todos

Catar 2022. Brasil acompleja a Corea del Sur y ya atemoriza a todos
Ampliar
(Foto: EFE)
martes 06 de diciembre de 2022, 00:23h
Goleada atronadora brasileña (4-1). Apretaron en la media hora inicial y resolvieron el partido. Neymar volvió con gol. Fiesta de la 'Canarinha'.

No es casualidad que Brasil haya sido catalogada como la favorita destacada para ganar el Mundial de Catar. Con Adenor Leonardo Bacchi 'Tite' a los mandos, la 'Canarinha' ha desarrollado la anhelada estabilidad -su proyecto empezó en 2016-. Este entrenador serio, riguroso desde lo táctico y de cierto perfil defensivo, ha completado dos fases de clasificación mundialistas impolutas, ha ganado una Copa América y se ha quedado a las puertas de otro título continental. Pero más allá de esos resultados emergen las sensaciones de un equipo granítico y, a la vez, 'fantasista'. En sus filas los artistas trabajan como obreros y viceversa. Se mantienen las puertas abiertas al inagotable talento juvenil y al fútbol local. Toco encaja con armonia y precisión.

Esa maquinaria reforzada por la confianza de la federación brasileña -renovaron al técnico después de que la mejor Bélgica de la historia les eliminara en Rusia 2018- está recogiendo en estas semanas el fruto de dicho trabajo. Y ya sea desde lo numérico o lo intangible, no caben dudas de la plenitud de la idea que está atropellando rivales en el torneo catarí. Cada vez que salen a jugar los titulares brota la alegría en ataque, se multiplican las acciones de videoteca y se subrayaran las individualidades puestas al servicio del colectivo, del espectáculo y del sentido estratégico. Esa maravillosa mixtura conseguida por el cuerpo técnico proporciona fuegos artificiales y datos reveladores, como los cero tiros a puerta concedidos en dos de los tres encuentros de la primera fase -Camerún les hizo tres, con la intensidad brasileña bajo mínimos en un partido intrascendente-.

Reservó 'Tite' en el duelo precedente a Alisson, Thiago Silva, Paquetá, Casemiro, Vinicius y Richarlison, porque en su delegación conviven dos jugadores lesionados y fuera de juego (Alex Telles y Gabriel Jesús), dos tocados y uno en fase de recuperación. Este lunes les devolvió la titularidad a todos para jugar los octavos de final, la fase eliminatoria en la que una derrota te envía a casa. En su caso, a la catástrofe nacional. Recuperó además a Danilo -ocupó el lateral zurdo ante las bajas de sus dos primeros espadas en ese puesto- y a Neymar, al fin de vuelta tras sufrir un esguince de tobillo en el debut ante Serbia. Y consiguió el preparador mantener la motivación de su arsenal viva. El resultado no tardó en verse y a la media hora ya no había más competitividad en el envite frente a Corea del Sur.

El sistema asiático, bien entrenado por Paulo Bento, gozó un éxtasis al ganar a Portugal y superar la fase de grupos a última hora -en el descuento, de agónico contraataque-. En esta noche catarí les tocó remangarse de nuevo y así lo hicieron, con sus dos generales de campo: Kim Min-jae -26 años, central solvente y de buen pie que lidera al Nápòles líder de la Serie A- y Jung Woo-young -32 años, mediocentro defensivo del Al-Saad-. Sin embargo, no fueron otra cosa que sujeto pasivo del festival de la 'Verdeamarelha'. Nada más que eso, por virtud ajena. Su estrella, Heung-min Son, empezó tirado a la izquierda y allí se estrelló en Éder Militao, hoy lateral diestro. En las filas coreanas sólo inquietaría el insistente extremo Hwang Hee-chan -26 años, Wolverhampton Wanderers-. De sus botas salieron los dos únicos intentos que desperezaron al meta Alisson antes del descanso.

En el otro área hubo, sin duda, mucha más actividad. Y puntería. En el séptimo minuto se vivió el primer desborde, de Raphinha y hasta línea de fondo. La flecha del Barcelona centró atrás y la pelota le llegó, intacta y en el segundo palo, a un Vinicius que controló con calma y engañó a todos con un giro de tobillo delicado y certero; seis minutos más tarde, la ardorosa y efectiva presión brasileña -también tienen esta valiosa virtud- provocó el penalti de Jung Woo-young -a Richarlison, que se adelantó a su despeje- y el gol de Neymar, de transformación calmada en un desafío a los más nerviosos; y en el minuto 29, en el tercer tiro sobre el arco defendido por Kim Seung-gyu, Marquinhos y Thiago Silva -los dos centrales- tejieron una combinación en la frontal, sin espacio y a una velocidad frenética, para que Richarlison festejara el 3-0.

El colosal rendimiento del número uno del ranking FIFA viaja recorriendo la senda del goce de saberse favorito y la de la reivindicación. No gana la 'Canarinha' un Mundial desde 2002, demasiado tiempo de espera para ver la sexta estrella en su camiseta. Por eso cada celebración, incluso cada despeje, se festeja con rabia. Como si fuera el más importante de todos. En esa dinámica hambrienta, y encima tras sufrir una derrota histórica el pasado viernes, se desataron y bien pudieron marcharse a vestuarios con seis o siete goles en su casillero. Lo evitó el guardameta coreano, victorioso en dos manos a mano ante Richarlison y Lucas Paquetá. Sin embargo, nada pudo hacer cuando Vinicius se escapó y dibujó un centro de palanca exquisito que el interior del West Ham voleó a la red -minuto 36-. Paquetá, con su rapidez de juego -pasa al primer toque-, da fluidez a la medular de su equipo. A él recurre el seleccionador cuando busca ataque total. A él y a los cuatro delanteros que alineó hoy.

En la reanudación, con poco en juego, todavía dispondría espacio de lucimiento el arquero Kim Seung-gyu. Sus paradas evitaron un sonrojo histórico a su seleccionado, un esquema que ha sido capaz de dejar en la cuneta a Uruguay y que percibe brotes verdes tras el erial posterior a las semifinales que alcanzaron -de aquella manera- como anfitriones en el Mundial de 2002. En 2018 lograron batir a Alemania por 2-0, aunque no llegaron a octavos, y en esta edición sí se han clasificado -no les ocurría desde 2006-. Mejoraron en un segundo acto de claro bajón americano, forzando a Alisson de verdad. Y Paik Seung-ho salvó su honra con un latigazo que fijó el marcador final. Celebra Río; se acabaron los escépticos. Incluso con Neymar a medio fuelle no se seca el 'joga bonito', en transición o en estático.

Ficha técnica

4- Brasil: Alisson (Weverton, min. 81); Danilo (Bremer, min. 72), Thiago Silva, Marquinhos, Militao (Dani Alves, min. 63); Casemiro, Lucas Paqueta; Vinicius (Martinelli, min. 72), Neymar (Rodrygo, min. 81), Raphinha; y Richarlison.
1- Corea del Sur: Kim Seung-gyu; Kim Young-gwon, Kim Moon-hwan, Kim Min-jae, Kim Jin-su (Hong Chul, min. 46); Jung Woo-young (Son Jun-ho, min. 46), Hwang In-beom (Paik Seung-ho, min. 65), Lee Jae-sung (Kang-in Lee, min. 74), Hwang Hee-chan; Heung-min Son y Cho Gue-sung (Uijo Hwang, min. 81).
Goles: 1-0, min. 7: Vinicius; 2-0, min. 13: Neymar; 3-0, min. 29: Richarlison; 4-0, min. 36: Lucas Paquetá; 4-1, min. 76: Paik Seung-ho;
Árbitro: Clèment Turpin (Francia). Amonestó a Jung Woo-young.
Incidencias: partido correspondiente a los octavos de final del Mundial de Catar, disputado en el 974 Stadium (Doha, Catar).