www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS DE FINAL

Catar 2022. Portugal borra a Suiza y deja a Cristiano Ronaldo en la estacada

Catar 2022. Portugal borra a Suiza y deja a Cristiano Ronaldo en la estacada
Ampliar
(Foto: EFE)
martes 06 de diciembre de 2022, 21:53h
Exhibición lusa (6-1) con un triplete del joven Gonçalo Ramos. El seleccionador Fernando Santos sentó a la leyenda y la perla del Benfica se lo agradeció con un triplete.

¿Cuánta legitimidad y personalidad requiere dejar a Cristiano Ronaldo en el banquillo para unos octavos de final de un Mundial? El dato preciso no se calibra con sencillez, pero debe parecerse a cómo maneja ambos parámetros Fernando Santos. El seleccionador de Portugal, al que se le mira de reojo en su país por su tendencia al tacticismo y por haber naufragado en Rusia 2018 tras haber ganado la Eurocopa, eligió lo mejor para su equipo. Así de simple. Y le salió de maravilla porque su balompié, a diferencia del vecino ibérico, disfruta de un relevo generacional frondoso y variado, más adaptado al fútbol reinante de derroche, presión, toque, contragolpe y calidad. Así que el técnico se limita a confiar en esos valores que llegan y deben tomar el relevo de las leyendas.

Este martes, para enfrentar a la rocosa Suiza en un duelo de puerta grande o enfermería, le dio la alternativa a Gonçalo Ramos. El atacante del Benfica, de 22 años y con sólo tres internacionalidades con la 'Seleçao', fue titular en el día más importante de su incipiente carrera deportiva y respondió a las expectativas. Sobre todo, a las del entrenador, que esperaba de él una movilidad, rapidez y visión de juego de la que carece el cinco veces ganador del Balón de Oro a estas alturas de la película. Formó como único punta y destrozó a la retaguardia helvética en la que pincharon con creces los centrales Fabian Schär -alineado en detrimento del tocado Elvedi- y Manuel Akanji. Sólo Ricardo Rodríguez, tercer zaguero de una línea de cinco piezas, alcanzó a frenar a los favoritos en las llegadas inaugurales.

El equipo dirigido por Murat Yakin, que mantiene la misma base de jugadores desde hace bastante años y sabe competir más como un equipo que como un seleccionado, se dejó sudor y sangre en la batalla a cara de perro ante Serbia que les clasificó para la fase eliminatoria. Ahí se vaciaron física y mentalmente -con peleas de tinte político, incluso, con los balcánicos-. Por eso el seleccionador rebajó la ambición y quiso protegerse desde la pelota -discutió la posesión- y aumentando el número de defensores en su propuesta. El problema es que restó amenaza a un insistente extremo como Ruben Vargas -24 años, Augsburgo-, reconvirtiéndole en carrilero, y fue arrasado por la velocidad de toque de los 'Herois do Mar'. Bruno Fernandes volvió a ofrecer una sinfonía en la distribución vertical y Joao Félix se mostró como un facilitador aventajado.

El punta del Atlético fabricó el primer tanto al recibir un saque de banda, trazar una diagonal y ceder para que Gonçalo Ramos descerrajara un latigazo angulado de zurda que se coló por la escuadra del primer palo -minuto 18-. Este golazo sólo significaría la apertura de un concierto de juego afilado y contragolpe de los portugueses. Con el arquitecto del Manchester United marcando el tempo y Otávio ejerciendo de pegamento. En una armonía tan bien afinada tienen cabida veteranísimos como Pepe -39 años-, que marcó de potente cabezazo pasada la media hora, en un córner botado por Bruno. No importan las bajas de piezas nucleares como Nuno Mendes o Danilo Pereira; todo funciona como un colectivo venenoso. Que manda con balón, presiona o repliega y defiende con inteligencia y determinación.

Se salvaron los suizos de sufrir un sonrojo abultado antes del descanso gracias al regreso a la portería de Yann Sommer. Le negó dos remates nítidos a Ramos antes de encaminarse a vestuarios. Sin embargo, nada pudo hacer en la reanudación y encajó otro par de tantos antes del minuto 56. El torrente luso, en el que curiosamente un artista como Bernardo Silva convive desde el silencio, restalló en esta fecha como en ningún otro día en el campeonato catarí. Gonçalo Ramos firmó su doblete al anticiparse en un centro de Dalot -se la hizo a Cömert, que había entrado en el intermedio para contener la debacle defensiva suiza- y Raphael Guerreiro, suplente de lujo de Joao Cancelo, puso la guinda a una combinación maravillosa en transición. Asistencia, como no, de un joven que ha desbancado de la titularidad a Ronaldo y que se iría ovacionado con un hat-trick -vaselina exquisita a pase de Joao Félix, minuto 67-.

Los pupilos de Yakin sólo inquietaron a Diogo Costa con un excepcional lanzamiento de falta de Xherdan Shaqiri -que el arquero luso sacó de la cepa del palo-, con cabezazo tímido de Freuler que despejó Dalot y con el gol de la honra que anotó Akanji a balón parado -minuto 58-. Complicaron a la todopoderosa Brasil en la segunda jornada de la fase de grupos, pero en este anochecer fueron una sombra de aquel rendimiento. Ni Breel Embolo, un delantero que se sabe cocinar él sólo las oportunidades, recibió un mínimo alimento. Con todo, todo tiene su lado optimista, han pisado octavos de final en los últimos tres Mundiales. Siguen sin completar el salto que demanda el grupo de futbolistas más destacados de su historia, mas la consistencia ya está sembrada.

En Portugal, sin embargo, no es necesario rebuscar para localizar lo positivo del panorama. Y todo ello sin Cristiano Ronaldo. No se puede permitir el atacante nacido en Funchal hace 36 años desaires a sus compañeros o gestos nocivos para la credibilidad de su entrenador. Lo aprendió (o debería aprenderlo) este seis de diciembre, fecha en la que por una salida de tono -la enésima de esta temporada- perdió la titularidad y le adelantaron sin remordimientos. Jugó el último cuarto de hora, con el encuentro decidido del todo y los helvéticos peleando por dignidad. Se le está acabando el tiempo en la élite mientras que su selección vuelve a los cuartos de final, escalón que no pisaba desde 2006. Cuando 'CR7' todavía no había emergido. Ya no es su fiesta y sí la de sus secundarios. Como Rafael Leao, que estableció el broche con un derechazo cruzado de videoteca -minuto 92-.

Ficha técnica

6- Portugal: Diogo Costa; Guerreiro, Ruben Dias, Dalot; William Carvalho, Otávio (Vitinha, min. 74); Joao Félix (Ricardo Horta, min. 73), Bruno Fernandes, Bernardo Silva (Ruben Neves, min. 81); Gonçalo Ramos (Cristiano Ronaldo, min. 73).
1-Suiza: Sommer; Ruben Vargas (Okafor, min. 66), Ricardo Rodríguez, Schär (Cömert, min. 45), Akanji, Edimilson Fernandes; Freuler (Zakaria, min. 54), Xhaka, Sow (Seferovic, min. 54); Shaqiri y Embolo.
Goles: 1-0, min. 18: Gonçalo Ramos; 2-0, min. 33: Pepe; 3-0, min. 51: Gonçalo Ramos; 4-0, min. 56: Guerreiro; 4-1, min. 58: Akanji; 5-1, min. 67: Gonçalo Ramos; 6-1, min. 92: Rafael Leao.
Árbitro: César Ramos Palazuelos (México). Amonestó a Schär y a Cömert.
Incidencias: partido correspondiente a los octavos de final del Mundial de Catar, disputado en el Lusail Stadium (Municipalidad de Al-Daayen, Catar).