www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUECES A FAVOR DE LA HUELGA

martes 21 de octubre de 2008, 13:47h
La peor desgracia que puede sobrevenir a un pueblo es un Gobierno débil. Adenauer fue el último político que aseveró esta sentencia acuñada en tiempos de Pericles. Tras las elecciones generales de marzo pasado se acentuó la debilidad de un Gobierno minoritario, presidido además por un hombre con inclinación invencible a las concesiones y las dádivas.

En sólo unos días, Zapatero ha tenido que enfrentarse con una insólita huelga de guardias civiles y policías nacionales, completada hoy con la que ha paralizado a la Administración de Justicia. Los guardias civiles y los policías tienen razón. Trabajan más y con más riesgo que los policías autonómicos y cobran menos en sueldo y, a veces, hasta la mitad en dietas, amén de la cuestión de instalaciones, dotaciones y otras gabelas. El Gobierno no ha sabido embridar ni el gasto ni el endeudamiento galopante de las Autonomías. Y así le luce el pelo.

Lo de la Justicia es peor. No se trata de agravios comparativos. Se trata de una protesta generalizada por la interferencia del Gobierno en la Administración de la Justicia. De todos es sabido que el PSOE decidió hace muchos años exterminar a Montesquieu. Para muchos destacados socialistas, la Justicia es sólo un apéndice del Poder Ejecutivo.

Pero los jueces, los secretarios de Juzgado, el grueso de la administración judicial, han reaccionado vivamente y han paralizado una maquinaria que con agobiante retraso atiende los asuntos que le son propios. El encontronazo ha sido frontal y aleccionador. Zapatero, encerrado en su madriguera de Moncloa, no ha reaccionado todavía. Deberá hacerlo. No se puede tener encabronada a la Justicia, conscientes como están los jueces y el entero aparato judicial de la debilidad de un Gobierno, al que le crecen los enanos por todas partes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.