www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL DESPILFARRO DE LOS POLÍTICOS

lunes 27 de octubre de 2008, 12:17h
Rara es la semana en la que no aflora el despilfarro de los políticos. Como disparan con pólvora del rey, para ellos no existen crisis ni apreturas de cinturón. Basta con subir los impuestos y las cuentas quedan equilibradas. Y si no es así se endeudan hasta el cuello. Desde hace unos años asistimos a la desfachatez de la clase política que, cubierta de enchufes y prebendas, vive en la suntuosidad.

Tras el cuarto automóvil oficial que se ha comprado el presidente de la Xunta gallega por la modesta cantidad de 80 millones de pesetas, se hace público ahora que el Parlamento de aquella región española ha duplicado los gastos de telefonía y asesores. La presidenta socialista, que se llama Dolores Villarino, ha pasado de 667.900 euros a 1.157.000. Toma crisis, toma austeridad, vicepresidente Solbes. Esta señora Villarino ha tirado además la casa por la ventana en gastos de protocolo, amén la camelancia de “diversos”. Esta suntuosa partida que reparte a su antojo se ha duplicado.

La ministra de Fomento por su parte ha creado una nueva Secretaría de Estado con toda su parafernalia de cargos, carguitos, enchufes, asesores, secretarios, asistentes, bedeles, automóviles y choferes para complacer a un amigo, en contra de las presiones de austeridad de Solbes.

Me refiero a noticias de la última semana. El despilfarro de los políticos no se circunscribe sólo al PSOE. Todos los partidos hacen lo mismo, aunque haya admirables excepciones particulares. Esperanza Aguirre se gastó en la inauguración del Teatro del Canal 200 millones de pesetas. El edificio ha costado 20.000 millones de pesetas. Si le añadimos el precio del solar la cifra se sube a la estratosfera. Ayer nos enteramos que Carlos Fabra había destinado 15 millones de pesetas en regalar corbatas. El rayo que no cesa, en fin.

Los partidos políticos están tensando demasiado la cuerda. Si siguen así se encontrarán un día con la reacción ciudadana para barrer el abuso, la suficiencia y la suntuosidad.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios