www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La Historia, para los historiadores

viernes 07 de noviembre de 2008, 19:58h
La polémica que ha provocado el juez Garzón con su iniciativa de abrir una causa penal contra los crímenes de la represión franquista ha ocupado las primeras páginas de la prensa en los últimos días. La pregunta es: ¿Qué hace un juez hurgando en la Historia para determinar quiénes son los verdugos y quiénes las victimas del pasado? ¿Puede estar legitimado alguien que no sea historiador de oficio para determinar la verdad histórica? Los historiadores somos conscientes de que los acontecimientos del pasado no pueden ni deben ser enjuiciados desde la sensibilidad ni los valores del tiempo presente. Cualquier historiador sabe que no basta con aplicar una metodología científica a su investigación sobre el pasado, sino que es necesario plantearse la vigencia de las pautas morales que regían los comportamientos de los actores en cada momento de la historia. Lo contrario nos llevaría a sentar en el banquillo a los reyes que consintieron los tribunales de la Inquisición, a condenar a los conquistadores españoles por sus acciones en el Nuevo Continente, y a los cartagineses por el asedio de Sagunto. Eso es lo que diferencia el estudio histórico de la opinión, del compromiso político o incluso del juicio moral. La función del historiador, como decía el gran maestro de la historiografía francesa Lucien Fèbvre, no es la de juzgar el pasado, sino la de comprender y hacer comprender por qué las cosas fueron como fueron. La historia no salva ni condena, simplemente explica.

La intromisión del juez Garzón en las cuestiones referentes al pasado franquista –que ya es historia-, tiene mucho que ver con lo que está sucediendo en Francia y en otros lugares con la legislación que se aprueba para determinar la verdad histórica a la hora de interpretar determinadas cuestiones del pasado (la esclavitud, el holocausto…). Historiadores de prestigio pertenecientes a varios países acaban de publicar un Manifiesto (Appel de Blois) en el que exigen libertad para la Historia. Declaran en el documento que no es competencia de ninguna autoridad política definir la verdad histórica, y rechazan cualquier injerencia en este sentido. En España, algunos historiadores hemos suscrito ya ese manifiesto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.