www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUBALCABA RUBALCABEA

martes 18 de noviembre de 2008, 14:25h
Al margen de las maniobras subterráneas de Eguiguren para reanudar el proceso de rendición ante la banda terrorista, Rubalcaba continúa el acoso ascendente contra los etarras, gracias en parte sustancial a la Francia de Sarkozy, a la que espanta una Eta instalada políticamente en el País Vasco. La nación vecina ha pasado de ser santuario de la banda a convertirse en su más firme perseguidor. Los etarras se refugian y entrenan ahora en territorio de las Farc, alimentados por el dinero de Chávez y bajo la sombra alargada del ciprés cubano. Lo que ocurre es que Venezuela y Colombia están demasiado lejos para resultar refugios operativos.


     Rubalcaba y Sarkozy han detenido a Txeroki, el jefe del sector violento de Eta. La satisfacción en los medios de seguridad españoles y en los partidos decentes ha sido grande. Jaime Mayor Oreja cree que Zapatero no ha renunciado a proseguir la negociación con Eta, el proceso de rendición, y que espera el momento oportuno.


     Lo que ocurre es que no se puede abrir ese frente cuando la crisis económica nos zarandea. El acoso a Eta por parte de Rubalcaba tampoco facilita la negociación. Las cosas pueden agriarse porque desde la tregua hasta ahora la actividad etarra ha sido mínima, según los acuerdos subterráneos entre negociadores de ambas partes. La banda conserva capacidad, sin embargo para los grandes atentados y en cualquier momento sus comandos pueden recibir orden de ejecución.


     Rubalcaba conoce los propósitos secretos y finales de Zapatero. Pero se ha formado junto a Felipe González y, por el momento, rubalcabea sin piedad al presidente del Gobierno. Los éxitos de su gestión en el Ministerio del Interior se multiplican. Y los celos y recelos de unos y otros empiezan a hacerse patentes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.