www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ATAQUES A AZNAR

lunes 01 de diciembre de 2008, 13:39h
El entorno de Zapatero cree que el presidente volvería a ganar a Rajoy, que es un candidato débil y merengoso. Piensa, sin embargo, que perdería si tuviera que medirse con José María Aznar.

      Así es que, a pesar de que desde hace cinco años el ex–presidente no mantiene una actividad política propiamente tal, los terminales mediáticos de Moncloa se dedican a atacar al antiguo líder popular con cualquier pretexto y con una saña sorprendente. Los diarios adictos, los tertulianos de las cadenas de radio, los informativos de los canales de TV cercanos a Zapatero la emprenden contra José María Aznar y se esfuerzan por presentar de él una imagen deformada cuando no una auténtica caricatura.

      Es verdad que si Aznar diera un puñetazo sobre la mesa del PP y dijera: “Hasta aquí hemos llegado. Vuelvo”, las alarmas todas se encenderían en Moncloa. Y con motivo.

      Aznar derrotó a Felipe González, el mayor peso pesado que ha dado la política democrática española en el siglo XX. Venció después por holgada mayoría absoluta en las elecciones del año 2000. Y le sacaba 14 puntos a Zapatero cuando en septiembre de 2003 decidió cumplir su compromiso de no permanecer más de ocho años en el poder y le dio paso a Mariano Rajoy.

      Si decidiera regresar, que se olviden Esperanza Aguirre, Rato o Gallardón de pugnar por el liderazgo. El simpatizante, el votante del Partido Popular volvería a confiar en Aznar y en su capacidad para derrotar a Zapatero y desenmascarar la ludopatía política que zarandea al actual inquilino de Moncloa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.