www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

“Sálvese quien pueda”

domingo 07 de diciembre de 2008, 18:29h
“Sálvese quien pueda”.Acaso se puede hacer algo mejor ante las crítica perspectiva económica se nos avecina. Mejor dicho, que ya está aquí. Aunque sigue resultando imposible encontrar plaza libre o billetes para viajar en los puentes o Navidades –se ve que los españoles aún no acabamos de asumir que estamos en crisis-, a mi alrededor los parados comienzan a ser preocupantemente numerosos. Hace dos días consolaba a una amiga a la que había echado del trabajo, junto con siete de las diez personas que trabajaban en su empresa, por la simple razón de que las cuentas no salían. Me contaba resignada, que sus jefes le habían comunicado la noticia con lágrimas en los ojos y que no habían encontrado mejor manera de acompañarla que con dos whiskeys dobles. Esto a las once y media de la mañana.

Como ella, miles, millones de personas, están padeciendo el mordisco de ese terrible monstruo del que hasta ahora sólo habíamos oído hablar a nuestros padres como ejemplo de una época ‘mítica’ que creíamos, inocentes, que no nos tocaría vivir. Mientras consolaba a mi amiga, que para la hora de la tarde en la que me tocó verla ya había agotado todas las lágrimas y sólo contaba una ironía melancólica bañada en alcohol, me decía que todos esos datos incomprensibles que los políticos llevan meses manejando de tapadillo, por fin se hacían realidad en pequeños dramas cotidianos como el de esta chica, que hace seis meses se ufanaba de lo bien que estaba en la empresa y de las posibilidades que de promoción que en ella tenía.

Dicen que esto sólo acaba de empezar y que el 2009 será aún peor. Y pensando en esto, me viene a la cabeza Pepiño Blanco diciendo con su cara de pajarillo feo que, a diferencia de Esperanza Aguirre en Bombay, el Gobierno no se deja llevar por el “sálvese quien pueda”. Y recordando las lágrimas de amiga, no puedo evitar pensar que quizás nos estaríamos tan mal si el Gobierno, en vez de esperar a hundirse con todos los demás, se hubiera puesto en marcha cuando el aliento del monstruo era perceptible incluso para los que no entendemos de macro ni de micro economía, en vez de poner en práctica la estrategia del avestruz. Porque seguro que si el barco se hunde, el primero en salvarse será Pepiño y quizás entonces entienda mejor porqué Aguirre huyó despavorida, entre tiros y charcos de sangre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.