www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NI UNA BROMA CON EL TERRORISMO

lunes 29 de diciembre de 2008, 13:32h
La respuesta de Israel es una atrocidad, como todos los actos violentos. Pero resulta completamente lógica. En Gaza gobierna un grupo terrorista, calificado así por la comunidad internacional. De forma sistemática, Hamas dispara misiles y proyectiles contra territorio israelí: 80 de media al día. Cualquier persona con sensibilidad está a favor del pueblo palestino y se solidariza con los sufrimientos a los que está sometido. Pero, como ha dicho el propio presidente de Palestina, de lo que está ocurriendo en Gaza la culpa principal corresponde a Hamas. Esta organización terrorista que gobierna la franja con mano de hierro decidió no negociar la prórroga de la tregua y desafió abiertamente al Estado de Israel.

     La respuesta es la que cabía esperar. Los israelíes, que actúan en legítima defensa, no están alineados ni con la pusilanimidad ni con lo políticamente correcto ni con el hedonismo de una Europa decadente cada vez más blanda e inoperante. Israel sabe que no sólo se está jugando la vida de muchos de sus ciudadanos. Se juega, incluso, la misma existencia del Estado. Por eso golpea con una contundencia, tal vez desmesurada, pero completamente lógica. Si no fuera así, si no hubiera sido siempre así, el terrorismo no dejaría vivir al pueblo israelí. Aviones, aeropuertos, atentados suicidas, guerrillas por doquier, asolarían a la nación hebrea. La réplica contundente, como la que padece en estos momentos Gaza, es la que ha permitido a Israel hacer frente en todos los terrenos a la acción terrorista. A mí no me gusta el muro que el Gobierno judío ha levantado. Pero no se trata de un muro como el de Berlín para impedir que escapen hacia la libertad los oprimidos por el totalitarismo comunista. Se trata de un muro que evita la infiltración de terroristas en territorio israelí. Su eficacia ha quedado demostrada.

     Todas las personas de buena voluntad quieren la paz en Oriente Medio. Una paz derivada de la negociación, la concordia y el acuerdo. Lo que no se puede hacer es exigir inmovilidad a una nación que recibe todos los días un centenar de proyectiles disparados desde un territorio vecino por terroristas internacionalmente reconocidos.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.