www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cuba, 50 años de revolución: medio siglo de miseria y tiranía

viernes 02 de enero de 2009, 00:44h
El año 2009 empieza en Cuba con los fastos del 50 aniversario de la Revolución. Cinco largas décadas en las que la isla lleva padeciendo una dictadura totalitaria e inmovilista, que tiene sojuzgado a todo el pueblo cubano. Tremenda paradoja la de las dictaduras de izquierda, cuyos líderes gozan de las simpatías de cierta corriente de opinión. Tal será el caso de Hugo Chávez en Venezuela, quien se mira a diario en el espejo cubano: sus habituales exabruptos, que hacen gracia a más de uno, ocultan la dramática realidad de una sociedad, la venezolana, cuyo futuro es sumamente incierto en manos de un personaje semejante. Caracas surte de petróleo a La Habana y eso puede ayudar a la maltrecha economía cubana, pero es sólo un parche. Es la última pirueta internacional de la dictadura castrista, en este caso combinada con el regreso de Rusia a la región. En este sentido, el desplazamiento de Cuba de su entorno natural geográfico, económico, cultural y político, no ha sido la menor de las plagas que ha infligido la dictadura a los cubanos.

Si en algo ha ganado el pueblo cubano con Raúl Castro en sustitución de su hermano es en que los discursos del nuevo mandatario son más cortos. Algo es algo. Por lo demás, todo sigue igual en Cuba. Fidel se mantuvo 48 largos años en el poder sin ceder un ápice y, si bien los modos de Raúl son algo más suaves, el mensaje sigue siendo el mismo. Se quejan del bloqueo pero el bloqueo americano sería fácil de burlar con solvencia económica que permitiera comerciar con otros países. En realidad, donde radica el verdadero problema de la economía cubana es en su modelo de base. No hay propiedad privada, no hay competencia, no hay incentivos, no hay motivación…¿Y pretenden que se produzca? Hace medio siglo, Cuba tenía, de lejos, la segunda renta per capita de América, sustancialmente mayor que la española. Hoy es uno de los países pobres de América y la distancia con España es sideral. Por otra parte, los que defienden a Cuba en Europa, con protestas ante las diversas embajadas estadounidenses y diversos actos públicos tienen suerte: pueden hacer lo que hacen gracias a las libertades de que disfrutan en sus respectivos países. No es el caso de los cubanos. Libertad de expresión, de prensa, de asociación, de movimientos tanto en el interior de la isla como hacia el extranjero…el pueblo cubano no tiene un solo derecho, aunque sí un único deber: obedecer sin rechistar lo que dispone el régimen. Medio siglo de falta de libertad y oprobio. Hay poco que celebrar. Pero mucho que reflexionar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
1 comentarios