www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Renovación de la licencia de la central nuclear de Santa María de Garoña

viernes 02 de enero de 2009, 22:44h
La recesión que golpea con fuerza a todas las economías lo va a hacer, con particular dureza con la española por tres razones fundamentales que nos diferencian de otras economías avanzadas: 1ª nuestra mayor dependencia de la economía del ladrillo; 2ª nuestra menor productividad y 3ª nuestra mayor dependencia energética.

Se trata de problemas estructurales, de muy difícil solución y que vienen de lejos con lo que la dosis extra de empobrecimiento y paro la tenemos asegurada aún en el caso de que estos problemas estructurales se abordaran con inteligencia y firmeza desde ya.

Lo que parecería de locos es que empeoremos nuestra precaria situación actual incrementando aún más nuestra dependencia energética. Pues bien eso es lo que ocurriría si no se renueva la licencia de operación de la Central Nuclear de Santa María de Garoña.

Puede alegarse que habría una alternativa a la generación nuclear de esta central, a base de energía eólica o solar, pero este no es el caso, dado que estas energías, por otra parte también muy necesarias, son mucho más costosas y tienen un carácter intermitente. Es por ello que, en la práctica, un eventual cese de la actividad de alguna de las centrales nucleares españolas debería ser sustituido por producción basada en gas natural importado. Ello supondría un mayor coste de la energía y, además que ese coste fuera a parar, en su mayoría, a otros países, mientras que el menor coste de la generación nuclear tiene, además, una mucha mayor componente española, es decir genera trabajo en España.

Adicionalmente la sustitución de energía nuclear por energía proveniente de quemar gas natural incrementaría la generación de CO2 con el consiguiente impacto negativo sobre el cambio climático.

La renovación de la licencia de la Central Nuclear de Santa María de Garoña, central de 466 MW con unos excelentes registros de funcionamiento y que ha sido valorada muy positivamente en las evaluaciones internacionales que ha recibido, la debe decidir el Ministerio de Industria y Comercio en este año, previo el preceptivo informe del Consejo de Seguridad Nuclear. Esta prórroga supondría una extensión de su vida original de diseño de 40 años, práctica que es habitual en centrales similares de EE.UU. país de origen de la tecnología de esta central.

Por diversas razones, la Energía Nuclear no es popular en España. Pero hacer únicamente lo que es popular es populismo y no es eso lo que necesita nuestro país sino, más bien, sentido de la responsabilidad en quien tiene que tomar las decisiones para que, si se dan las condiciones legales y de seguridad requeridas, la Central Nuclear de Santa María de Garoña reciba su licencia para continuar operando y, de este modo, no agravar, más aún, nuestra precaria situación económica.

José María Zamarrón

Ingeniero

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios