www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA OTRA CARA DE LA CRISIS

lunes 05 de enero de 2009, 13:15h
Cerca de veinte millones de desplazamientos, los trenes atiborrados, los comercios repletos, agotados los juguetes, desbordados los restaurantes, llenos los teatros y los cines, los aeropuertos en congestión, demuestran que, aunque la crisis haya golpeado a la economía nacional, el bienestar es lo que predomina en la vida española.

     El petróleo cuesta la tercera parte que hace seis meses, el euro se mantiene firme, el consumo se ha desacelerado pero sin derrumbe, la inflación disminuye, no todo es negativo, en fin, al analizar la situación real de la sociedad española. Seguramente estamos ya en recesión, el horizonte permanece turbio, las cifras del paro agobian, pero la salud de España permanece robusta. El problema está, sobre todo, en las indecisiones, las ligerezas, las contradicciones de la política gubernamental.

     Zapatero amaga, toma medidas a la ligera, las rectifica, crea una permanente desconfianza. Tuvo el tupé de negar la crisis en el otoño del año 2007, en el invierno del 2008, para facilitar su reelección. Por vergüenza torera siguió negando la situación hasta meses después de su victoria. Reconoció la realidad a regañadientes, tarde y mal. Se benefició de la inoperancia de Mariano Rajoy y, si las cosas se enderezan, se presentará a la opinión pública como el bombero que apagó un incendio en gran parte por él provocado.

     Cerca de veinte millones de desplazamientos por carretera, decía al empezar, son muchos desplazamientos. Tal vez sea verdad que la gente carezca de dinero. Pero parece dispuesta a vivir como siempre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.