www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

entrevista

Leonardo DiCaprio: "Me trae sin cuidado ser una estrella"

sábado 17 de enero de 2009, 20:54h
¿Qué significó participar en "Titanic"?
Es que no te puedo explicar lo que supuso en mi vida "Titanic". Me dio una popularidad desmesurada que no supe ni asimilar ni controlar. Cada uno de mis movimientos eran seguidos por cientos de cámaras, la prensa quería saber más y más de mi vida privada. Creí volverme loco.

Y decidiste desaparecer...
Me lo pedía el cuerpo y, lo que era más importante, la mente. Necesitaba poner mis ideas en órden, asimilar qué me estaba pasando y cómo iba a enfrentarme a toda esa locura. Fue algo desmesurado que con la perspectiva que da el tiempo creo que ni me merecía.


¿Qué fue lo peor de todo?
Creo que la prensa, no me gusta mucho tu profesión...pero no me malinterpretes. Yo estoy aquí, hablando contigo porque sé que forma parte de mi trabajo, es algo que va en el sueldo cuando haces una película. Y me enfrentaré a todas las preguntas que me hagas, aunque algunas no me gusten nada. Otra cosa muy distinta es el acoso al que yo me ví sometido por los paparazzis. Salían de todas partes, sobornaban a quien fuera con tal de llegar a mí, no respetaban mi tranquilidad. Y eso me dejó un mal sabor de boca que no he conseguido quitarme.

¿Ni siquiera leyendo la prensa del corazón?
(risas) Pues no sólo la leo sino que la compro a veces, aunque no te creas, me divierte leer lo que le pasa a los demás y de cómo la prensa interpreta las andanzas de cada famoso. Eso sí, me hace menos gracia que digan cosas sobre mí, sobre todo si mienten.

¿Cuántas leyendas circulan sobre ti que no son ciertas?
Prácticamente todas. Lo que hago en mi vida es algo que sólo sabe la gente de mi entorno, los que comparten conmigo mi día a día. Las famas, sobre todo las malas, te las cuelgan los que no tienen nada que decir y adornan la realidad con literatura barata.

Me da la sensación que sigues siendo un chico rebelde.
Esa es una de las famas que no se ajustan a la realidad. Quién de adolescente no ha querido romper moldes, llevar la contraria a sus padres, hacerse el chulito con las chicas...y cosas de esas. Eso no me convierte en un rebelde, pero si a la gente le divierte seguir alimentando esa leyenda pues...¿por qué les voy a quitar la ilusión?

¿Cuánto más inventan menos te conocen?
En cierta medida sí. Yo no quiero que se sepa mucho sobre el mundo en el que vivo. Me preocupa que la gente al saber demasiado sobre mi intimidad dejen de respetarme cuando hago un trabajo. Si saben cómo vivo, con quién salgo, qué vida llevo es difícil que luego se crean mi trabajo como un pobre inmigrante irlandés, por ejemplo. El actor se debe a su trabajo y el hombre que hay detrás a su gente.

¿Y cómo es ese Di Caprio al que la gente no tiene acceso?
Tímido, independiente, amante de los riesgos, al que le trae sin cuidado ser una estrella, fiel a los amigos, deportista y, por supuesto, un poco conquistador.


¿Siempre has tenido dónde elegir?
Me han dado muchas calabazas. Yo también he sufrido por amor, pero no lo he contado en una revista ni ante una cámara de televisión. Eso es lo que queda para mí. Mi fama de seductor tampoco es tan real, pero no me puedo quejar. Sé lo que es amar y ser amado.

¿Tienes las claves de las seducción perfecta?
Si las supiera no las usaría. No utilizo ningún truco para seducir. Creo que lo fundamental es no engañar a la otra persona, por eso me muestro tal y como soy. Lo que ves es lo que hay. Soy poco detallista. No les mando flores, ni les envío champagne, ni las cortejo de la manera tradicional. Me gusta respetarlas y escucharlas...¿te parece poco?

¿De esa forma conquistaste a tu actual novia?
Utilizo las mismas artimañas para todas mis conquistas..(risas). Ella no iba a ser diferente, pero sabes que no profundizo en temas personales en las entrevistas.


Ni una sola confidencia...
Somos muy jóvenes, tenemos unas vidas bastante complicadas, que implican mucho distanciamiento y ausencias. Es difícil encontrar la estabilidad así, pero lo intentamos que es lo importante. Hablan de distanciamiento, de separaciones...pero nunca entraremos a desmentir ese tipo de rumores. No haríamos otra cosa.

¿Tienes la sensación de haber sentado ya la cabeza?
Me divierten este tipo de apreciaciones. Yo me siento la misma persona de siempre. Cuando me preguntan si al cumplir los 30 noté que había madurado ¡me río!. Odio decir que eso ocurre. Creo que siempre he sido una persona consecuente con mi edad y con lo que he vivído en cada momento.

¿La fama desengaña cuando se la tutea?
¿Qué es la fama? ¿Que te reconozcan por la calle, que te dejen pasar delante en la cola del cine? Yo creo que la fama es algo mucho más profundo, es un arma de doble filo. Te da trabajo, la oportunidad de viajar, de conocer mundo, de llevar una vida holgada, con cierto lujo si quieres, pero te quita algo mucho más importante: poder ser un ciudadano normal. Y de eso te das cuenta cuando ya no tiene solución.

Es decir, que darías lo que fuera por volver a ser el niño Di Caprio...
¡No sabes cuántas veces he soñado con poder pasear por la calle sin ser reconocido! O sentarme en una terraza a observar a la gente sin ser yo el observado pero creo, sinceramente, que la idolatría que la gente siente por mí ha empezado a desvanecerse, así que las aguas volverán a su cauce.

¿Cómo andamos de vanidad?
No sé lo que es eso. Nunca he perdido la referencia de mis orígenes. Mi familia y mis amigos se han encargado de recordarme que esto no dura siempre, que hay que reírse y disfrutar de la vida tal y como viene y, por supuesto, sin creerse que eres el mejor del planeta, por el hecho de que te adulen y suspiren por ti.

Dicen que no vale lo que vale su último trabajo. Si hacemos caso a esto, eres el mejor del momento...
Nunca ha sido tan malo como han dicho ni tan bueno como intentan hacer creer. He tenido la suerte de encontrar proyectos en mi camino que me han hecho crecer como actor. Mis últimos trabajos son una buena muestra de ello.

Globos de Oro, Oscar...Si no te reconocen el esfuerzo ¿será una frustración?
Tengo la sensación del trabajo bien hecho. Y eso es lo importante. Las nominaciones y los premios están muy bien pero no quiero que marquen mi vida. Con 18 años me nominaron a un Oscar y el año de "Titanic", la película se llevó todos los Oscar posibles y obviaron mi interpretación. Si aquello no me hundió con el barco, ahora va a pasar igual. Aún queda mucho Leonardo DiCaprio...






¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios