www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Solbes está triste

viernes 23 de enero de 2009, 23:30h
Toda una vida dedicada a procurar pasar por sabio, moderado, templado y preclaro conocedor de los entresijos de la economía política. Toda una trayectoria profesional orientada a sostener la imagen de decidido servidor de las cuentas públicas. Todo eso, para nada; para acabar de esta manera. Sumido en la perplejidad, el hombre que quería que los gastos se ajustasen a los ingresos, el candidato que dijo en televisión que lo que se avecinaba sería llevadero y que estábamos mejor preparados que nuestros vecinos, admite sin ambages que desconoce donde está el suelo de la crisis, el final del túnel, el límite a tanto desbarajuste. Por no saber, no sabe ni cuándo llegaremos a tocar fondo. Solbes está triste. Solbes está perplejo.

Durante meses había la posibilidad de que las inacciones, las ocultaciones, las medias verdades, las sinvergonzonerías en materia económica fuesen obra de José Luís Rodríguez Zapatero. Corría el rumor de que era éste quien desautorizaba, cortocircuitaba, ponía pegas al despliegue de la sabiduría ortodoxa del ministro de Economía. Pues no. El responsable es, ha sido y será, don Pedro Solbes. El último desmentido le llega, una vez más, desde Bruselas. Allí se prevé que el paro en España llegue al 19% en 2010. Más de dos puntos de lo vaticinado por Solbes. También aseguran que el PIB nacional caerá este año un 2%, frente al 1,6% que espera el sabio de Pinoso. Bruselas posterga hasta el 2011 la recuperación.

Solbes no acierta ni una. Mientras, Rodríguez Zapatero se mantiene enhiesto en las encuestas, y aprovecha para darse un garbeo por Egipto para solucionar lo de Gaza. Toda una carrera funcionarial al garete mientras el jefe de gobierno surfea sobre las olas que levanta la tempestad y no pocos españoles empezamos a notar que el agua nos llega al cuello.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.