www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

HABLAR DE RECESIÓN NO ERA CATASTROFISMO

jueves 29 de enero de 2009, 14:45h
En junio del año pasado el presidente Zapatero se negaba a reconocer la crisis económica. Hablaba de desaceleración. Incluso demostró su gran dominio del idioma, acuñando la expresión feliz: desaceleración acelerada.

     Conversé a fondo en aquel mes con expertos economistas, varios empresarios de relieve y un banquero sagaz. Y escribí que “no sólo estamos ya zarandeados por una alarmante crisis económica sino que a fin de año entraremos en recesión”. En un acto en el Palacio Real, el presidente del Gobierno aseguró que hablar de recesión era hacer catastrofismo.

     Se trataba sólo de esperar unos meses a que pasara por delante de la puerta de EL IMPARCIAL el cadáver de la recesión. Así ha sido. No se trataba de catastrofismo sino de sentido de la anticipación. Decir el pasado mes de junio que la economía española entraría en recesión derivaba de una información seria y contrastada.

     Es verdad que potencias económicas de nuestro entorno como Inglaterra o Alemania están en recesión. Lo que ocurre es que España podría haber eludido, tal vez, el ludibrio económico si en el otoño del año 2007, Zapatero hubiera reconocido que estábamos en crisis. No lo hizo porque quería ganar las elecciones generales de marzo de 2008. Y el retraso en las medidas que era imprescindible tomar ha incidido en el agravamiento de la crisis económica española, sobre todo por lo que respecta a las cifras asustantes del paro.

     No pienso que Mariano Rajoy, de haber estado en el Gobierno, hubiera hecho lo contrario que Zapatero. Casi todos los políticos ponen de forma indefectible el interés de su partido por encima del interés general. Ante la cita electoral, Zapatero negó la evidencia. Rajoy hubiera hecho lo mismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.