www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY SALE AIROSO DE LAS ELECCIONES AUTONÓMICAS

domingo 01 de marzo de 2009, 22:39h
Con María San Gil, el Partido Popular habría superado los 15 escaños en las elecciones autonómicas en las provincias vascongadas. Se ha quedado en 13. Mariano Rajoy ha pagado, si bien suavemente, su desdén. Despreció la credibilidad política de María San Gil, minusvaloró la escisión interna en el partido y ahí están los resultados. Claro que las elecciones en el País Vasco no son plenamente democráticas. Allí se enseñorea la dictadura del miedo. Los 250.000 vascos que, con sus familias, viven en el exilio y el terror, incluso a hablar, de parte de la ciudadanía es un hecho incuestionable. Lástima que los comentaristas políticos no comiencen sus análisis subrayando la dictadura del miedo que padecen los vascos, a pesar de lo cual el resultado electoral ha sido relevante y de alcance histórico.

     Como Mariano Rajoy sabía que se la jugaba en Galicia se ha volcado inteligentemente en la campaña electoral en la Autonomía gallega. A la espera del voto emigrante, en muchos aspectos mendaz y dudosamente controlado, el éxito del Partido Popular es evidente y se debe en gran parte a la actividad de Rajoy que ha aprovechado bien el desastre del PSOE de Zapatero en la gobernación nacional y en las juergas cinegéticas de sus ministros.

     El presidente del Gobierno se dio cuenta tarde de que no eran ciertas las valoraciones que Touriño le hacía de la situación gallega, mientras se dedicaba a despilfarrar el presupuesto autonómico en automóviles de 80 millones de pesetas, despachos suntuosos e interminables gastos de su protocolo personal. El líder socialista se desplazó a Galicia con torpeza y retraso.

     A Zapatero, en cambio, le ha ido estupendamente en el País Vasco si bien la elección determinante a escala nacional era la gallega y ahí el presidente circunflejo ha fracasado. Sin embargo, el gran dato político de las elecciones autonómicas, el dato de auténtico alcance histórico, es que, después de 30 años, los partidos constitucionalistas, con mención albriciada a Rosa Díez, pueden, si se ponen de acuerdo, gobernar el País Vasco, desplazando al PNV y a sus socios secesionistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.