www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Inmovilismo o cambio en Andalucía

lunes 02 de marzo de 2009, 23:28h
Los andaluces acabamos de celebrar el Día de Andalucía. Cada 28 de febrero se reproduce una ceremonia que apenas varía con el transcurso de los años: sesión extraordinaria en el Parlamento, interpretación del himno, entrega de medallas y nombramientos en el teatro de la Maestranza de Sevilla con participación de todas las autoridades de la región, y las consabidas protestas con gritos y pancartas de algunos grupos que no pasan a mayores. Para el resto de los andaluces es un día de fiesta tontorrón, y más si, como en esta ocasión, la fiesta cae en sábado. En fin, la rutina de cada año. Una rutina que se hace más aburrida cuando la ceremonia la siguen protagonizando los mismos políticos que vienen haciéndolo durante las dos últimas décadas. Tanto Chaves como Arenas juegan el mismo papel, uno desde el poder y el otro desde la oposición, en una interpretación que se repite todos los meses de febrero.

¿Cómo se explica este inmovilismo? ¿Se sienten los andaluces satisfechos con su situación? Para algunos, sin duda, en Andalucía se vive en el mejor de los mundos. Sobre todo para los que viven de las subvenciones. Pero para la mayoría que padece la mayor tasa de paro y sufre el índice más bajo de crecimiento de toda España, la situación no debería ser muy esperanzadora. Entonces, ¿por qué han seguido votando al PSOE elección tras elección? Se habla del voto cautivo y, en efecto, ese voto existe, sobre todo en los pueblos y en las zonas rurales, en donde es todavía impensable que gane la derecha porque la mayoría sigue asociando a los populares con los señoritos de épocas pasadas. Otra cosa es en las ciudades y en las grandes poblaciones, en donde el PP ha ganado posiciones en los últimos comicios. (De los andalucistas, ni se sabe nada ni nadie contesta, e IU sigue agazapada para echar una mano cuando se le necesite a cambio de desproporcionadas cuotas de poder).

Según las últimas encuestas publicadas en algunos periódicos con motivo del Día de Andalucía, parece que se advierte un cambio de tendencia, hasta el punto de que el PSOE, si se celebraran hoy las elecciones, podría perder la mayoría absoluta. Esta bajada del partido que lleva monopolizando el poder en la Comunidad durante tanto tiempo puede deberse al hastío del votante, pero también puede ser un síntoma de que se avecinan tiempos difíciles. Curiosamente, es en la Andalucía oriental –la Andalucía que ha experimentado un mayor desarrollo- donde más se acusa este descenso del partido del gobierno. La crisis y el previsible recorte de los fondos europeos, que tan generosamente han contribuido a las transformaciones de los últimos años, y con su disminución, la inevitable desaparición de las subvenciones y de las alegres inversiones selectivas, seguramente estarán haciendo pensar a algunos votantes que no puede seguirse con más de lo mismo y que cada vez es más urgente el cambio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.