www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La Junta de Andalucía financió el encuentro en Tetuán

El papel de los soldados moros movilizados por Franco, a debate

miércoles 04 de marzo de 2009, 10:53h
El Centro para la Memoria Común y el Porvenir (CMCA) de Marruecos, ha organizado este fin de semana un seminario en Tetuán para tratar del tema de la participación de los marroquíes en la Guerra civil española movilizados en el Ejército franquista. La ambición del CMCA era abrir una página de la historia compartida y abordarla amparándose "en el precedente de la iniciativa del juez Baltasar Garzón" en relación con la exhumación de las víctimas de la represión franquista.
El Centro para la Memoria Común y el Porvenir (CMCA) de Marruecos, ha organizado este fin de semana un seminario en Tetuán para tratar el asunto de la participación de los marroquíes en la Guerra civil española movilizados en el Ejército franquista. La ambición del CMCA era abrir una página de la historia compartida y abordarla amparándose "en el precedente de la iniciativa del juez Baltasar Garzón" en relación con la exhumación de las víctimas de la represión franquista.

Sin embargo, la confusión de los asuntos a tratar y algunas interferencias intencionadas en las ponencias han limitado los alcances del encuentro. Una gran parte de los conferenciantes previstos, entre ellos los historiadores españoles Rosa de Madariaga y Bernabé López, o los dirigentes políticos marroquíes Larbi Messari, Mohamed Aujjar, Habib el Malki, el consejero real André Azoulay, así como el juez Garzón, declinaron la invitación y no asistieron.

En sus orígenes el CMCA fue concebido para tratar de la problemática histórica bilateral entre España y Marruecos, un capítulo de la memoria de los marroquíes que aún no ha sido abordado suficientemente. Sin embargo una parte de sus animadores venidos de las filas de la Organización Marroquí de Derechos Humanos, entre ellos el director del Centro Abdesslam Butayeb, quisieron ampliar estos objetivos "a todas las memorias marroquíes" aun sin explorar.

El buen propósito de los organizadores del coloquio no fue suficiente, y en ciertos momentos el encuentro se convirtió en un "pliego de reivindicaciones" que incluía no sólo el reconocimiento y la reparación de los 75.000 combatientes marroquíes que ayudaron a Franco o sus descendientes, sino también la cuestión de Ceuta y Melilla, la utilización por el Ejército español de gases químicos en la guerra del Rif o la petición de perdón por parte del rey de España de la expulsión de los moriscos en 1609, tal como pidió el historiador oficialista marroquí Ibn Azzuz Hakim. Una olla que parecía admitir cualquier ocurrencia.

¿Víctimas o verdugos?
Con relación al asunto central del coloquio se consiguió avanzar en clarificación. Tal como afirmaron el magistrado José Antonio Martín Pallín y Santiago Macías, la Ley de Memoria Histórica aprobada en el Parlamento español es absolutamente inaplicable a los "combatientes marroquíes en el Ejército franquista". En primer lugar porque no atañe a los soldados de ninguno de los bandos, y además "porque la democracia no tiene ninguna obligación de reivindicar a los que combatieron en las filas franquistas", según palabras de Javier Escudero.

A quien sí podría aplicarse esta reivindicación histórica basada en la Ley española, sería a los más de 700 voluntarios magrebíes (500 argelinos y unos 200 marroquíes) que se alistaron en Orán, en Tánger, en París o en Marsella, en apoyo al gobierno republicano, alentados por la Estrella Norteafricana, la organización nacionalista liderada por Messali Hadj. Pero estos milicianos no estaban contemplados en los objetivos de los organizadores del coloquio.

La presidenta de la Organización Marroquí de Derechos Humanos, Amina Buayach, o el vicepresidente de la misma Mohamed Neshnesh, quisieron dejar claro que a pesar de las tumultuosas exigencias de reparación formuladas por algunos intervinientes marroquíes, el Centro no tiene intenciones reivindicativas hacia España sino tan sólo quiere "conocer la verdad del pasado, para contruir el futuro".

Esa misma verdad que reclamaba el periodista hispanista Boughaleb Elattar en su vibrante intervención pidiendo que se defina de una vez por todas el estatuto legal y los derechos que "las tropas moras" (tabores de Regulares, mehalas dependientes del Sultán, tiradores de Ifni, combatientes indígenas del Sahara y Guardia Mora de Franco) tienen, dependientes del Estado español. Unas tropas, dijo, que fueron reclutadas prometiéndoles recompensas y botines, que creían luchar en nombre de Alá "contra los ateos", y cuyos nietos hoy se ven obligados a "cruzar a España en pateras".

Lo que para todos los presentes era sorprendente fue el constatar la total ausencia de autoridades españolas o marroquíes, cuando el coloquio había sido financiado por la Junta de Andalucía y el ministerio de Trabajo marroquí, entre otros. Un encuentro enormemente costoso y cuyos resultados han quedado muy por debajo de las expectativas suscitadas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.