www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MAQUILLAR EL PARO

miércoles 04 de marzo de 2009, 14:45h
Resulta que expertos como Marc Vidal aseguran que se están maquillando las cifras del paro; que el dato aterrador de 3.500.000 desempleados no es real; que hemos superado los 4.000.000 y que caminamos con paso firme hacia los 5.000.000. El ministro de Trabajo se esfuerza por hacer lo que anticipó Caldera: maniobras para maquillar las cifras reales del paro. Algunos organismos internacionales vaticinan que alcanzaremos el 22%, porcentaje que convertirá a España en una sociedad profundamente inestable.

     La política del Gobierno de Zapatero es errática y los sindicatos, a pesar de depender del presupuesto del Estado, han empezado a moverse, convocando confrontaciones contra el Ministerio de Trabajo para dentro de unos días. A Zapatero se le derrumba también el tinglado social, no sólo el político.

     El ciudadano tiene derecho a conocer las cifras reales del paro, sin maquillajes ni componendas. Son muchas las trapisonderías a las que se puede acudir para disminuir la imagen catastrofista del número de desempleados. Pero las cifras cantan muy tozudas y terminaremos por saber la verdad. Sin tapujos, sin veladuras, sin medias tintas, el ministro de Trabajo debería anunciar, junto a las cifras oficiales, las reales. Si hemos alcanzado la cota de los 4.000.000 de parados, el dato tendría que conocerse aunque espeluzne a muchos. Ciertamente el desempleo puede llevarse por delante al Gobierno pero no es de recibo que se maquille la realidad. Cuatro parados más cada minuto no lo resiste ninguna sociedad, ningún líder político.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.