www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA PRIMERA EN LA FRENTE

lunes 30 de marzo de 2009, 12:06h
Todos los partidos, y de forma particular el PSOE, utilizan las Cajas en su provecho. Exigen la concesión de créditos al propio partido que en demasiadas ocasiones no se pagarán, colocan en los más varios niveles a simpatizantes, afiliados, amiguetes, paniaguados y parientes. Y se inventan patrocinios para asociaciones dedicadas a las más pintorescas actividades. La utilización política de las Cajas es uno de los grandes escándalos de la democracia española. Ciertamente, muchas resisten el acoso pero algunas, no.

     La primera en quebrar ha sido una Caja administrada por los socialistas. Todo el mundo sabía lo que estaba ocurriendo en Castilla-La Mancha. Una pésima gestión, trufada de amiguismos incesantes, había conducido a la entidad a una situación insostenible. Se trató de parchear la situación acudiendo a la tapadera de otra Caja socialista. No pudo ser. Se procuró insuflar dinero público maquillando las cuentas. El auditor del Banco de España se negó. Y Zapatero, una vez más, hizo el ridículo en su intervención parlamentaria al arrojar pedruscos contra el tejado de la Caja del PP de Madrid cuando tenía el suyo de fragilísimo cristal, como le recordó Mariano Rajoy.

     A pesar de todas las declaraciones, a pesar de la política zapateresca, dedicada a cubrir las apariencias y a esconder las realidades, el presidente circunflejo tuvo que rendirse a la evidencia. Y el Banco de España intervino. La cantinela zapatética ahora es que se trata de un caso aislado y que no se repetirá. Tal vez sea verdad pero nadie le cree. El “Zapatero, embustero” deriva del instinto certero de las multitudes al calificar al líder socialista. El presidente ha conseguido que la intranquilidad se haya extendido ya entre los pequeños ahorradores de toda España.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.