www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novedades en el Gobierno de España

Juan José Solozábal
jueves 09 de abril de 2009, 19:25h
Permítanme la cortesía de saludar dos gestos del nuevo gobierno que me parecen dignos de nota. El primero es el propósito del Presidente de explicar la crisis en el parlamento. Ocurre efectivamente que en el caso de la forma política nacional, como por cierto sucede asimismo en el nivel autonómico, nuestro sistema de gobierno es el parlamentario. Esto, obviamente, no sólo supone la responsabilidad política del ejecutivo ante las Cortes, sino el hacer de la vida parlamentaria el centro de la actividad política. La presidencialización de la política española, tan inevitable como se quiera, no conlleva la mutación de nuestro sistema constitucional, que no es el presidencialismo, sino el parlamentario. De manera que se adecuaría perfectamente a la definición constitucional de nuestra forma política el que el Presidente afrontase el control político del Congreso en una ocasión tan notable como la resolución de una profunda crisis de gobierno.

Por cierto que el liderazgo del Presidente sobre su gobierno, tampoco es lógico que implique la irrelevancia de la composición del ejecutivo, como si la dependencia del Presidente impidiese a los ministros la afirmación de su propio impulso, y ellos estuviesen forzados a funcionar exclusivamente como auxiliares en la ejecución de la política presidencial. El peso indudable de algún ministro en el nuevo gabinete puede impedir una difuminación del gobierno que hasta ahora venía produciéndose de modo excesivo.

Aunque quizás algo más tarde de lo que a muchos nos hubiese gustado, en segundo lugar, acaba de anunciarse un propósito en la orientación autonómica del gobierno que debe ser saludado con esperanza. Se trataría de un segundo tramo del desarrollo autonómico en el que, una vez asegurada la afirmación competencial en los nuevos Estatutos , ha de inaugurarse la cooperación. No se trata de rectificar nada sino de completar el modelo autonómico, que no puede existir sin la afirmación del pluralismo, pero que necesita de la colaboración entre los componentes del conjunto. Es el momento de perfeccionar la articulación del Estado, justamente para que este sea más capaz y útil, pero también para incrementar la integración del cuerpo nacional, asegurando la igualación de todos sus miembros.

No sería, me atrevo a aventurar, un mal comienzo del gobierno el afirmar el peso parlamentario de nuestro sistema político, conteniendo excesos presidencialistas, y reafirmar la autentica condición, plural y unida, de la descentralización territorial autonómica.

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios