www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO EN LAS CUERDAS

lunes 13 de abril de 2009, 12:53h
Un año, sólo un año, le ha durado a Zapatero la gloria de la victoria, la suficiencia del poder, el entusiasmo de los suyos, la adhesión de un Gobierno exultante. El presidente circunflejo es ya un cadáver político que se descompone entre incesantes rumores. El espectáculo de la crisis gubernamental, los infumables nombramientos, las componendas de última hora, las ocurrencias zapatéticas, han producido estupefacción en los sectores más serios de la vida española. Mientras remaba a favor de corriente, despilfarrando la espléndida hacienda que le dejó Aznar, Zapatero sonreía de forma incesante, ajeno a todo lo que no fuera contemplarse el glorioso ombligo.

     Cuando las aguas se encabritaron turbulentas se produjo el naufragio gallego, la amenaza de tormenta en las europeas, el descrédito ante la opinión pública, la incapacidad manifiesta para empuñar el timón y enderezar el rumbo perdido. El domingo citaba yo en el diario “El Mundo” una frase de Silvela que nadie como Zapatero podría reiterar: “Tened la caridad de juzgarme por el único acto del que me considero culpable: el de haber tardado tanto en declarar a mi país que no sirvo para gobernar”.

     El presidente está contra las cuerdas del ring nacional. Es hombre de suerte y espera el toque de campana de las elecciones europeas. Rajoy se frota las manos ante la situación que mantiene atribulado y confuso a su rival político. Pero que no las tenga todas consigo. Ciertamente Zapatero es un cadáver político. Pero está de cuerpo presente y en política los cadáveres, como Lázaro, a veces se levantan y andan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.