www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PEPIÑO BLANCO ACIERTA

jueves 16 de abril de 2009, 13:04h
Nadie sería capaz de describir con precisión la verborrea de Maleni. Parece increíble que esta mujer haya sido ministra. En ningún periódico español la habrían aceptado ni como becaria. A Zapatero no se le ha caído la cara de vergüenza ni al nombrarla ni al mantenerla ni al escuchar lo que ha venido diciendo. Era de vergüenza ajena. El pueblo español no tiene los gobernantes que se merece. No los tiene. Ni los ciudadanos de Burundi se merecen una ministra como Maleni.

     Su actitud hacia la Comunidad de Madrid, negando el pan y la sal a Esperanza Aguirre, ha sido calificada, generosamente por cierto, de histérica. No se pueden llevar las rencillas personales, los rencores, las insidias, al extremo de malversar el dinero público negando a los madrileños lo que a los madrileños corresponde.

     Ha bastado que un político con sentido común haya recalado en el ministerio de Fomento para que las relaciones institucionales con la presidenta de la Comunidad madrileña queden normalizadas. Todo lo que Maleni negó o dilató ya ha sido aceptado por el nuevo ministro.

     Blanco ha acertado al dar ese primer paso, poniendo en evidencia toda la mezquindad de un personajillo tan menor como Maleni, ministra indigna de la tradición y el prestigio del PSOE. Entre la Administración Central y el Gobierno de Madrid, sea cuales sean sus colores, la relación debe ser fluida en beneficio de todos, es decir, en beneficio de los ciudadanos.

     El nuevo ministro se ha ganado el aplauso general y desde el aire libre con que se escribe esta columna quiero sumarme a la satisfacción general porque se haya solucionado un despropósito ciertamente inaudito.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.