www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ramón Jauregui, Jauna

Juan José Solozábal
jueves 16 de abril de 2009, 18:18h
Pensaba continuar con mi comentario sobre la crisis del Gobierno. En concreto me proponía insistir, en una línea por lo demás no muy alejada de la apuntada por Juan José Laborda en su última columna, sobre la significación que el nombramiento de Manuel Chaves puede tener en el reforzamiento de la homogeneidad y cooperación en el desarrollo autonómico. Creo que el matiz andaluz en la orientación del Estado autonómico es garante de la sana federalización de nuestro sistema, alejado de pulsiones centrífugas y excesos particularistas. De otro lado, me parece que la recomposición ministerial, en lo que se refiere al número y disposición de los departamentos, y aun a su organización interna, ha llegado a una labilidad que hace cuestionable las posibilidades permitidas por la Ley del Gobierno, que quizás, en este extremo, está reclamado su modificación. Pero de esto hablaremos otro día. Hoy quería hacerlo sobre Ramón Jauregui.

Entiendo perfectamente que se piense en él, como hombre de infalible eficacia y brillantez, para reforzar el plantel de candidatos socialistas en las elecciones al Parlamento europeo. Estoy seguro, por descontado, que desempeñará su función con la solvencia que ha acreditado en todos los cargos públicos que ha ocupado hasta ahora. No le vendrá mal a una organización institucional tan deficiente como la europea el aporte de un parlamentario de la calidad de Jauregui.

Me hubiese gustado, eso sí, que el anuncio de su inclusión en el ticket socialista se hubiese hecho de una forma, digamos, menos expeditiva, con cierto miramiento. No logro superar el representarme el caso del político guipuzcoano como un ejemplo, bien emblemático, de la descapitalización personal, consentida si no propiciada, en el Partido Socialista. De verdad, me pregunto, si podemos permitirnos prescindir en la política nacional, precisamente en estos momentos de crisis y habida cuenta de la situación de soledad parlamentaria del Gobierno, de una persona de la capacidad de Jáuregui. ¿Supondrá el alejamiento de Jauregui su extrañamiento asimismo de la arena política vasca, que el tan bien conoce y que constituye un mosaico esencial en nuestro sistema constitucional? No me consuela nada el saber que el caso Jauregui, no es el único en el que, mediando razones bien poco convincentes, se ha incurrido en un despilfarro personal.

Ramón, algunos no pueden entenderlo, no dirá nada. Es un hombre de partido, en el buen sentido de la palabra. Con la sobriedad y contención acostumbradas, virtudes bien vascas, por cierto, hará lo que se espera de él. Desde este modesto recuadro, que conste.

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios