www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Tráfico de Drogas: desde Afganistán hacia Europa, pasando por Pakistán e Irán

El cultivo de la adormidera, la base para la producción del opio y luego la heroína se ha convertido en la principal actividad económica de Afganistán. Según la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen en 2008 se han producido en Afganistán 7700 toneladas de opio a lo largo de 157.000 hectáreas. Aunque ha habido una pequeña reducción comparándola con la de 2007 no deja de ser importante, el 93% de la heroína mundial se produce en ese país y mueve unos 4.000 millones de dólares, equivalente a la mitad del Producto Interior Bruto de Afganistán. También se produce Hachís y Cannabis.

Se estima que entre 100 y 200 millones de dólares van a parar a las manos de los grupos insurgentes ya sea por los servicios de protección, actividades de intermediación o cuasi impuestos en algunas zonas.

Es el dinero del tráfico de drogas el que alimenta fundamentalmente a la insurgencia talibana en ese país, un desafío al que hacen frente más de 26.000 tropas europeas en ese país. Sin embargo, ese dinero no solo afecta a los soldados en el campo de batalla sino que afecta también a las sociedades europeas ya que son las principales consumidoras de las drogas producidas en aquel país. De esta manera, luchar contra el tráfico de drogas significa mejorar la seguridad en Afganistán y también en Europa.

Las rutas de salida de la droga afgana son a través de Pakistán e Irán donde también el tráfico está agravando los problemas sociales de esas zonas. En el caso iraní la mayoría de la población de la frontera irano-afgano-pakistaní es de etnia Baluchi. La provincia iraní de Sistán-Baluchistán tiene los peores índices de desarrollo humano de Irán y desde 2003 es la base operativa del Jundallah (Ejército de Dios), un grupo insurgente sunita que ataca principalmente a objetivos gubernamentales iraníes.

En los últimos veinte años más de 3000 policías iraníes han muerto en la frontera entre esos tres países, esa zona, tiene el dudoso honor de ser una de las fronteras internacionales donde más droga se incauta a nivel mundial, alrededor de 500 toneladas anuales de opiáceos.

La lucha común contra la producción y el tráfico de drogas es uno de los ámbitos donde con más claridad se ve la similitud de intereses entre Irán y Europa. Ninguna estrategia regional antidroga puede dejar de tomar en cuenta a Teherán.

Los dichos del Presidente Ahmadineyad esta semana en la Cumbre contra el Racismo auspiciada por Naciones Unidas, han tensado las relaciones con Teherán debido a la verborragia iraní y su discurso tan políticamente incorrecto. Sin ánimo de minimizar lo sucedido deberíamos decir que fue todo menos una sorpresa y que ha tenido un sentido más dirigido al consumo interno que otra cosa. La posición iraní es esa y no iba a cambiar en este foro internacional.

Ahora, cada uno de los actores ha cumplido con su papel. Irán despotricó contra Israel y el Sionismo y los países occidentales se escandalizaron, se incomodaron y se ruborizaron.

No todos los iraníes piensan como Ahmadineyad, por ejemplo el candidato presidencial Mehdi Karrubi ha dicho que fue inadecuado el tono del presidente iraní.

Debemos ahora volver a los temas de largo plazo de la agenda de seguridad compartida, como es el tema del tráfico de drogas. El aumento de la economía de las drogas es el elemento más patente del fracaso de la reconstrucción de Afganistán y sus consecuencias a nivel regional. Apoyar una estrategia comprehensiva de lucha contra el tráfico de opiáceos, no solo a través de discursos sino con medios y decisiones concretas es la mejor manera de apoyar la seguridad europea.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.