www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Chivato

Y del Comedia, qué

lunes 04 de mayo de 2009, 09:01h
Acontecía en la Casa de Correos, sede del gobierno regional madrileño, con motivo de la recepción que la presidenta ofrece cada año a varios miles de españoles con motivo de la celebración del 2 de Mayo. El ambiente, estaba más limpio que otros años por mor de la rabieta de un lila, pero el ágape parecía organizado por Fidel para su pueblo en el aniversario de la revolución del hambre.
Tal era la sobriedad de las escasas viandas que fueron ofrecidas a los asistentes, cuando ya era la hora de la comida. Pero, al menos sirvió para ver de cerca a muchos de los periodistas y presentadores de Tele Madrid, a quienes los sindicatos no permitieron realizar los programas del señalado día (esos sindicatos neoverticales que se amparan solo a sí mismos); había gentes del teatro y algunas del cine (la Ministra González Sinde) pero no vi a los de la ceja quebrada. Entre los personajes que me interesaron –por su amor al teatro- estaba ese buen director de nombre Juan Carlos y de apellidos Pérez de la Fuente, Director que fuera del CDN (Centro Dramático Nacional) cuando se cerró el Teatro de la Comedia, en el año 2002, por orden del entonces director general del INAEM. Pérez de la Fuente abogó por la pronta restauración de uno de los más bellos teatros madrileños, que fue inaugurado por el Rey Alfonso XII en 1875 con la obra: “El espejo de cuerpo entero”, a cargo de la compañía de Emilio Mario; extraordinario actor de la época con calle madrileña y retrato en el Museo Nacional del Teatro; Mario fue director del teatro de la calle del Príncipe, de él dijo “La Ilustración Española”: “… en los años en que dirigió la Comedia, no solamente dio a conocer las obras que otros empresarios tímidos o ignorantes rechazaron. Contribuyó como ninguno de sus contemporáneos artistas, a dar a conocer el moderno repertorio francés…”

En el Teatro de la Comedia, en los siete años de cierre, el Ministerio ha conseguido ya demoler el complejo sistema mecánico, casi único, que elevaba el suelo del patio de butacas hasta la altura del escenario, convirtiéndolo en salón de baile y ha sido montada una gran estructura metálica en el perímetro de la sala para acometer una reforma que comenzará, según el todavía director del INAEM, en el presente año, para propiciar la reinauguración en el 2011, tras una inversión de más de veinte millones de euros (muchos sabríamos construir un teatro nuevo y magnífico por menos dinero)
Los titiriteros que tanto ruido organizaron por la desaparición del Teatro Albéniz (con el solo propósito de fastidiar a Esperanza Aguirre) no tuvieron tiempo en siete años, entre tanto “nunca mais”, tanta ofrenda de rosas, tanta nominación de calles y tanta participación en el reparto de prebendas, no encontraron sitio para manifestarse ante las puertas del abandonado teatro. Además, ahora tendrán de nuevo el Albéniz. Los propietarios privados del edificio, han aplazado su transformación y, el ágil empresario Enrique Salaverría (Alcázar, Fígaro, Infanta Isabel, Gran Vía…) lo pondrá de nuevo en la cartelera madrileña.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios