www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El fin no justifica los medios

domingo 17 de febrero de 2008, 18:42h
En menudo lío se ha metido Zapatero con la trampa que un micrófono traicionero le tendió tras la entrevista con Iñaki Gabilondo. Aunque, pensándolo bien, sería más exacto decir que en menudo lío debería haberse metido, porque, a la postre, la obsesión de los políticos por elevar a materia de escándalo cualquier nimiedad ha conseguido que las cosas realmente graves o importantes pasen desapercibidas entre el maremágnum de insultos y gritos al que nos tienen acostumbrados. Lo explicó perfectamente el presidente el otro día, nos "tensionan" porque les hace falta, porque sin el manto protector del titular y la frase altisonante, descubriríamos que no hay nada. Ni discurso, ni ideas, ni contenido.

Esta vez les ha tocado el turno a los socialistas, pero nadie puede ser tan ingenuo como para creer que un micrófono inoportuno -u oportuno, según se mire- colocado en el sitio indicado, en el momento justo, no desvelaría tácticas semejantes por parte del PP. Ambos partidos -y como ellos la inmensa mayoría de las formaciones políticas del mundo- se mueven a golpe de Maquiavelo y consultor político. No hay una sola palabra, ni un solo movimiento, ni una sola acción de un candidato que no esté medida y estudiada al milímetro por un equipo de asesores que se enfrascan tanto en su labor, que acaban olvidando que su trabajo tiene enormes consecuencias sociales.


Lo que para ellos no es más que un punto más en un sondeo, son en realidad miles de personas que se movilizan por convicción, creyendo en los políticos que les han movido a ello. Los partidos no pueden ni deben olvidar que sus discursos y estrategias tienen un impacto social más allá de los resultados electorales. En el fragor de su lucha por controlar la agenda setting, han de tener en cuenta que algunos de los temas que se mueven en la loca ruleta de la actualidad, tocan fibras sensibles de muchas personas y colectivos. Que tensionar gratuitamente a la sociedad es jugar con fuego. Que por más que Maquiavelo sea considerado el padre de la política actual, el fin no siempre justifica los medios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.