www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PAGAR IMPUESTOS

sábado 16 de mayo de 2009, 12:44h
Zapatero ha conseguido que muchos españoles se vean obligados a dedicar de seis meses de su trabajo a pagar impuestos directos. Otros, dos meses. La media es de cuatro meses. Para sufragar las ocurrencias zapaterescas, sus dádivas, el despilfarro general de los políticos en los ministerios, las autonomías, los municipios, los españoles se ven obligados a dedicar cuatro meses de su trabajo a plegarse al atraco de los impuestos directos. Además, están los indirectos cada vez más copiosos y agobiantes.

     El desmedido gasto público es el cáncer de la economía española. Se derrocha sin tino. Los políticos de las tres administraciones viven en la suntuosidad: palacios, despachos, viajes gratis total a todo el mundo, mobiliario de gran lujo, automóviles insultantes, almuerzos, banquetes, escoltas, secretarias, colaboradores, asesores, todo es poco para satisfacer la voracidad de nuestros dirigentes. Cada obra que encargan cuesta dos o tres veces lo que le costaría a una empresa privada. Antes de Luis Fernández, Televisión Española perdía 100.000 millones de pesetas al año; Telecinco ganaba 35.000. Es lo que va desde la administración pública a la privada.

     Y, claro, ahora que todas las empresas se estrechan, congelan sueldos, reducen personal, Zapatero sube el 5% el sueldo de los funcionarios, aumenta en un 10% de hecho los Presupuestos del Estado y en solo un año, entre las tres Administraciones, se contratan entre funcio-narios y asesores a 200.000 personas ¿Quién paga el dispendio? Los ciudadanos que trabajan y que dedican ya la mitad de su esfuerzo a atender los impuestos directos e indirectos que les agobian. Tras el esfuerzo que se les exige, contemplan cómo se dilapidan los dineros públicos. Y no hay excepciones. Todos los partidos que tocan poder en cualquiera de las administraciones, derrochan hasta la náusea.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.