www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Presidenciales en Colombia. Un relevo sano y necesario

martes 19 de mayo de 2009, 20:46h
El ambiente electoral en Colombia con vistas a las presidenciales del 2010 se empieza a calentar, hoy conocemos la decisión del Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, adalid de la Política de Seguridad Democrática que tantos dividendos le ha dado a Uribe, de renunciar a su cargo para iniciar la carrera hacia los comicios del 2010. Dice el Ministro Santos que no sale “como candidato a la presidencia” y manifiesta su intención de acompañar al Presidente en sus aspiraciones reeleccionistas, si al fin las define, ya que este tema de la reelección es un tema que elude con mucha frecuencia y gran facilidad, trasladándolo como iniciativa y necesidad del “pueblo colombiano”, si Colombia lo reclama él estará presto a atender el llamado.

A la vez, la iniciativa del referendo reeleccionista está surtiendo el trámite institucional requerido, aunque con negociaciones políticas poco claras, pero la gravedad va más allá de ello, de todos es conocida la capacidad de negociación de Uribe y la sagacidad de hombre político con la que se mueve para conseguir sus propósitos y puede que todo ello quepa en el gran juego de la política, de la gestión de intereses, de la lucha por el poder, y aún sin reparar en discusiones éticas, ni en los nefastos efectos que su “forma de hacer” de la política está teniendo en la “descuadernación” de los Partidos Políticos colombianos, el gran problema está en que nuevamente el referente institucional de todos los colombainos, la Constitución, será modificada. Otra redefinición de reglas de juego en la mitad de la partida. Es grave y mucho, más cuando se trata de sociedades como la colombiana en las que existe gran fragilidad en el reconocimiento y respeto por parte de la ciudadanía en general, de las reglas y de los principios de la convivencia, es una sociedad en la que se vive de espaldas a la realidad.

Al Presidente Uribe se le pueden reconocer muchos resultados favorables, es imposible desconocerle éxito en su gestión, pero ya van ocho años y los procesos se agotan. Muchos de sus grandes éxitos están siendo cubiertos por la sombra del escándalo y de graves y preocupantes fracasos, así se empeñen él, su vehemencia y su círculo en minimizarlos. Es así como a la Política de Seguridad Democrática la ronda el fantasma de los “falsos positivos”, de las “ejecuciones extrajudiciales” (campesino muertos a los que se les hace pasar por guerrilleros a la hora de contar los éxitos en bajas). A la desmovilización de los paramilitares, la “removilización, el resurgimiento de nuevas “bandas criminales” y el recrudecimiento de la violencia en muchas zonas. A la aplicación de la Ley de Justicia y Paz, el escándalo de la “parapolítica” y las discutibles extradiciones de los jefes paramilitares, que han obstruido el logro de los principios de “verdad” y “reparación” que fundamentan la ley.

Por lo hasta acá dicho y por lo que usted mismo reconoce Sr. Presidente, si “Colombia tiene muy buenos líderes”, permita entonces que se de el sano relevo.

Lucía Nieto

Investigadora de la Fundación Ortega y Gasset

Lucía Nieto es investigadora de la Fundación Ortega y Gasset.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios