www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

De educación, ordenadores portátiles y antidepresivos

viernes 22 de mayo de 2009, 02:03h
En el reciente debate sobre el estado de la nación pudimos escuchar la iniciativa del presidente del gobierno de regalar un ordenador portátil a todos los estudiantes de 5º. Es de imaginar que esta propuesta tiene como principal objetivo impulsar una modernización en nuestro cuestionado sistema educativo. Todas las encuestas señalan el bajo nivel que tienen los estudiantes españoles, al menos en comparación con nuestro entorno europeo, tanto en la educación secundaria como en la Universidad. Como profesor universitario y también padre de dos hijos, me siento doblemente implicado en este problema.

A lo largo de muchos años la cuestión esencial del debate educativo ha sido como mejorar la calidad de la enseñanza. Pero es sabido, que una de las características por las que se puede identificar a muchos políticos, es por su asombrosa capacidad para alejarse de la realidad en la que vivimos los ciudadanos de a pie. En los últimos 30 años las sucesivas leyes de reforma educativa han sido un continuo ejemplo de cómo las modificaciones impuestas desde un despacho ministerial, sin contar con la opinión directa de los implicados (profesores, alumnos, padres de alumnos) no elevaban el nivel de educación en nuestro país. Algo que siempre me ha asombrado en esta triste historia, es el poco interés de las autoridades (de cualquier signo) en lo que constituye, a mí entender, un aspecto clave: establecer un sistema continuado de control de calidad de la enseñanza desde abajo. Independientemente de la reforma o de la ley que se intente aplicar es imprescindible algún sistema de evaluar la eficacia de la misma.

Cambian los gobiernos, cambian los partidos, cambian los ministros, cambian las leyes de enseñanza, lo que no cambia es que todos los años aparece el mismo profesor, en la misma clase, contando casi las mismas cosas a los nuevos alumnos. Necesitamos, prioritariamente, nuevas ideas sobre cómo llevar a cabo un control y una incentivación de la calidad de la enseñanza. Control e incentivación, no impuesta desde arriba como solución universal, sino desde las necesidades y la realidad académica y social de cada centro. Todo lo demás es demagogia o puro maquillaje. Como me decía un amigo italiano: “en nuestro país las leyes nunca fracasan por la sencilla razón de que nunca se llegan a aplicar”.

En este contexto, la reciente propuesta de nuestro presidente de regalar un ordenador portátil a todos los estudiantes de 5º, es un salto cualitativo en la capacidad imaginativa de los políticos para realizar reformas virtuales. En estos momentos de crisis económica, cabe preguntarse: ¿cuántos alumnos venderán el ordenador para resolver, aunque sea momentáneamente, las cuentas del supermercado?, ¿cuántos aprovecharan el regalo, para hacerse adictos a los video-juegos en horas de clase?¿quién pagará las facturas de internet, de este acceso generalizado al ordenador?

Puestos a pensar en regalos me gustaría realizar mi propia propuesta. Como médico psiquiatra, he comprobado a lo largo de estos años, que uno de los sectores de la población que más frecuentemente piden ayuda por trastornos ansiosos o depresivos relacionados directamente a sus frustraciones en el trabajo (sobre todo por la falta de incentivos), son precisamente los profesores de secundaria. Dado que se ha demostrado que los antidepresivos son eficaces en un 70% de los pacientes con depresión, propongo distribuir de forma gratuita y obligatoria estos fármacos, en una sola dosis a la hora del desayuno, a toda la población de enseñantes de secundaria de España. Sé que muchos pensaran que es una medida exagerada. No todos están deprimidos es verdad, pero dado que parece tan difícil resolver los problemas de la enseñanza en nuestro país, y teniendo en cuenta que el horizonte no nos anuncia tiempos mejores, esta medida permitiría, al menos, velar por la salud mental presente y futura de nuestro sufrido profesorado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.