www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL RÉGIMEN CLIENTELAR DE CHAVES

viernes 29 de mayo de 2009, 11:46h
Francisco Rosell ha escrito un artículo ácido y espléndido para denunciar las trapisonderías de Manuel Chaves al frente de la Junta de Andalucía. Estamos ante uno de los casos más clamorosos de nepotismo que recuerda la historia política española. Enternece la devoción por la familia que enaltece a Manuel Chaves, vicepresidente hoy de Rodríguez Zapatero.

     Manuel, afirma Rosell, aprobaba el presupuesto; Leonardo, hermano de Chaves, lo ejecutaba; Antonio José, hermano de Chaves, se beneficiaba empleando a tres sobrinos del jefe del Ejecutivo. El ex-presidente, que, según Rosell, “tiene por aclarar el crédito que le condonó la fenecida Caja de Jerez“, ha cegado siempre cualquier intento de crear comisiones de investigación. Ha actuado, y tal vez prevaricado, impunemente. “El vicepresidente tercero del Gobierno -escribe Rosell- no tolera que nadie destape sus vergüenzas y, como presidente andaluz, ha venido desplegando las artillerías a su alcance para ocultar con el humo de la pólvora sus mugrientos establos de Augías y cegar cualquier mirada indiscreta”. Además de Leonardo Chaves, además de Antonio José Chaves, además de Paula Chaves, también se han beneficiado de la largueza nepolítica del ex-presidente andaluz, Carlos Chaves, Fernando Chaves, José Luis Chaves, Remigio Chaves y Rosa María Chaves. Los andaluces han disfrutado de los Chaves hasta en la sopa.

     Ha llegado el momento de abrir de par en par las ventanas y saber qué ha pasado. En la Constitución de 1978 debió figurar un artículo que dijera: “Una misma persona no podrá ser más de ocho años presidente del Gobierno o presidente de cualquiera de las Comunidades Autónomas”. Esa disposición existe para el gobernador del Banco de España, para el presidente del Tribunal de Cuentas, para otros organismos clave; no para la Presidencia de Gobierno ni para las de las Autonomías. Veinte años seguidos en el poder generan, casi de forma inevitable, corrupción. Ahora empiezan a desvelarse las irregularidades de Chaves con el escándalo de la subvención a la empresa que dio trabajo suculento a su hija Paula. El vicepresidente del Gobierno no tiene otro camino de decencia democrática que dimitir.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios