www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Elecciones 2009 en México. Entre el voto útil y el voto nulo

miércoles 01 de julio de 2009, 20:21h
Llegamos al 5 de julio, día marcado como jornada electoral de mitad de sexenio. ¿Qué se decide en México? Fundamentalmente tres cosas: a) saber si el Congreso será tripartita como desde 1997 o habrá una nueva mayoría en la Cámara de Diputados federal, b) saber si el partido en el gobierno nacional alcanzará nuevos topes de votación a su favor, que avalen su ejercicio, y c) saber si ganará el voto nulo por encima del efectivo y de la abstención.

Tratándose del primer punto, México vive una cierta parálisis con un congreso electo en tercios partidistas que no conforman mayorías. Así ha sido desde 1997. Cierto es que ello ha permitido la negociación política de corte legislativo, pero al mismo tiempo ha provocado que determinados temas puntuales sigan estancados al no poderse imponer una mayoría necesaria. El estancamiento legislativo afecta ya el desarrollo nacional.

Para el segundo punto, cabe precisar a nuestros lectores que al partido Acción Nacional (PAN), que gobierna en la presidencia de la república desde 2000, le pesan ya nueve años en el ejercicio público. No son unos recién llegados y ello les está pasando factura. Es cada vez más complicado para sus candidatos evadir temas o sustraerse de las responsabilidades que determinadas acciones de gobierno han generado para su natural desgaste, a saber: lucha contra el narcotráfico, desempleo, decadentes exportaciones petroleras, educación y competitividad, sanidad o balance económico, que hacen pender de un hilo el ánimo del electorado en pro de sus siglas a la hora de acudir a votar.

Acerca del tercer punto, es pertinente expresar que de una manera inaudita ha crecido el apoyo abierto de los electores para anular su voto cuando acudan a las urnas, haciéndolo por cualquier modo posible. Serán contabilizados y su efecto no será legal, sino político. Su posible alto número de emisiones daría la espalda al régimen existente, comprometiendo la viabilidad de las instituciones democráticas al descalificarlas con el voto nulo.

Intelectuales, medios masivos, renombrados políticos, de la izquierda a la derecha o líderes de opinión han abrazado la idea que ha ido cayendo en cascada hacia los ciudadanos, permeándolos, para secundar esa iniciativa. En nuestra opinión, es un atentado directo a la democracia, erosionándola cuando que es sinónimo de diálogo y expresión de la mayoría a través del ejercicio político. El voto nulo es mudo.

Amén de todo lo antes expuesto, parece que los mexicanos van de nuevo a las urnas con cierto renovado ánimo por resolver los temas públicos. Ni el hartazgo hacia su clase política ha logrado el desinterés; por el contrario, así sea por el voto nulo, la sociedad mexicana se siente impregnada de un ánimo en pro de la igualdad y la participación políticas.

La partidocracia ha logrado posicionarse de manera tal que llevamos dos sexenios con el voto útil generando tercios partidistas en el Congreso, que no logran mayorías en temas puntuales.

Están convocados setenta millones de ciudadanos para renovar la Cámara de Diputados federal y otros cargos en los tres niveles de gobierno, en medio de una reforma electoral insuficiente, con avances en candidaturas femeninas y con pluralidad política notable, algo cansados de esa inmovilidad legislativa que ha supuesto que los partidos fuertes se hagan de nichos territoriales muy identificables.

Se acusa la falta de líderes que impulsen un desarrollo armónico e integral de la nación y esa ausencia, que no paliará estas elecciones, se refleja ya en quienes creen que el estado mexicano es fallido.

Las elecciones mexicanas ocurren en medio de la lucha antinarco y con la incertidumbre que nos dejan la crisis mundial, el desarrollo del virus de influenza humana y un futuro incierto como pocos. Sin embargo, siempre queda la esperanza y el desafío de que hablen las urnas y de su voz dilucidemos un rumbo a seguir. ¡Qué hablen, pues!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.