www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO Y FÉLIX SANZ

viernes 03 de julio de 2009, 13:57h
Resulta que Zapatero ha acertado otra vez. Félix Sanz Roldán es uno de los más sobresalientes militares españoles. Tiene un gran sentido de la realidad y conoce la época en que vivimos. Es prudente, moderado, discreto. Le acompaña una gran autoridad personal. Está enamorado de la carrera militar. No le será fácil dirigir a los espías pero convertirá a los servicios españoles de inteligencia en una institución respetada y eficacísima. Ya lo era, si bien comprometida por algunas actuaciones personales deleznables.

     Zapatero ha acertado al nombrar a Félix Sanz Roldán como se equivocó cuando tuvo la ocurrencia de encaramar en el cargo a su amiguete Alberto Saiz. El diario El Mundo ha descubierto las trapisonderías del director del CNI y Zapatero, que ha aprendido mucho, no le ha sujetado en el puesto sino que le ha dejado caer en medio de general estrépito. Éxito, por cierto, de Pedro J. Ramírez que denunció las trapisonderías de Saiz, cumpliendo así la función esencial que, junto a la información, tiene el periodismo, es decir, el ejercicio del contrapoder: elogiar al poder cuando el poder acierta, criticar al poder cuando el poder se equivoca y denunciar al poder cuando el poder abusa. Los abusos de poder de Alberto Saiz han encontrado su horma en una certera denuncia periodística.

     Una de cal, pues, y otra de arena, Zapatero erró al nombrar a Alberto Saiz, ha acertado al designar a Félix Sanz Roldán. Y lo ha hecho, por cierto, ninguneando a la ministra de Defensa, Carmen Chacón, que no se ha enterado de nada.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.