www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETA, CON DINERO PÚBLICO, GRACIAS A ZAPATERO

sábado 25 de julio de 2009, 18:16h
Cuando se quería presentar a las elecciones generales como el gran pacificador, cuando entabló una negociación política, de tú a tú, con los terroristas de Eta, cuando comprometió la dignidad nacional hasta la náusea, Zapatero decidió que ANV y PCTV se convirtieran en partidos legales, sobre todo en aquellos municipios donde podían mojar e, incluso, ganar. Hasta las ranas del estanque del Retiro sabían que ANV y PCTV eran correas de transmisión de Eta, organizaciones destinadas a financiar a la banda con dinero público, incluso a través de la corrupción de las licencias y los favores municipales.


     Ahora el Tribunal Supremo ha venido a dar la razón a los que clamamos contra la decisión zapatética de legalizar al PCTV y ANV. Tarde, claro es, pues la financiación etarra a cargo de los partidos ahora deslegalizados ha contribuido a los últimos atentados perpetrados por la banda.


     Gracias a Zapatero, el dinero público, es decir, el de los impuestos que pagamos todos los españoles, ha contribuido a airear el pulmón económico de la banda terrorista que ha implantado sobre las provincias vascongadas una dictadura del miedo, estremeciendo al resto de España con la caravana de los atentados y los crímenes incesantes.


     No será fácil hacer cumplir la sentencia del Supemo. Patxi López tiene la obligación formal de extirpar de cada ayuntamiento los tumores de ANV y PCTV. Y hay que hacerlo sin contemplaciones, cuanto antes y sin una sola concesión. El decoro del Estado de Derecho así lo exige.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.