www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CHÁVEZ, PROTECTOR DE ETA

jueves 06 de agosto de 2009, 12:48h
     El caudillo Chávez está llevando a cabo un meditado plan para imponer sobre Venezuela una dictadura comunista al estilo de Fidel Castro. Sigue los mismos pasos que dio el tirano cubano en 1959, antes de quitarse la máscara. Las cosas, en cualquier caso, están bien claras. Y, al mejor estilo soviético, Chávez se dedica a ayudar a muy varios grupos terroristas, entre ellos a las FARC, que ensangrientan Colombia. También protege a los dirigentes satélites de Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Ahora prepara a marchas forzadas la guerrilla en Honduras en torno al presidente Zelaya.

     Naturalmente, la actividad del caudillo venezolano está enmascarada de veladuras y declaraciones pero la verdad es la que es y a la opinión pública iberoamericana avezada no se le oculta lo que está ocurriendo en Venezuela. El caudillo bufón se afana en estos momentos por extirpar los restos que quedan de libertad de expresión en la gran nación iberoamericana.


     Hay datos concluyentes, por otra parte, de su apoyo a la banda terrorista Eta. Al margen de sus promesas a Moratinos, Chávez acoge, protege, financia y ampara a terroristas etarras en Venezuela. Y, con alta probabilidad, los utiliza. Concedió una indemnización de 325.000 euros a los etarras Sebastián Echániz y Juan Víctor Gakuza por haber sido entregados a España en 2002, “cuando residían legalmente en el país suramericano”. Ha negado la extradición de Ignacio Echevarría, terrorista acusado de intento de asesinato. Lorenzo Ayestarán, Ángel Aldana, Jesús Urteaga y Eugenio Barrutiablengoa, que suman cuarenta asesinatos, no sólo viven protegidos por Chávez sino que gestionaron la nacionalidad venezolana con beneplácito del caudillo bufón. Otro etarra, Arturo Cubillas, integrante del comando Oker y reclamado por tres asesinatos, trabajaba como director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura de Venezuela. Su esposa colaboraba directamente con Chávez como directora general en el despacho de la Presidencia de la República.


     En lugar de postrarse de hinojos ante el caudillo bufón, el Gobierno de España debería abandonar su posición genuflexa y exigir a Chávez que aclare su relación con Eta, sus protecciones y sus propósitos. De las mentiras con que nos obsequiará el dirigente comunista podremos, tal vez, deducir la verdad de lo que está ocurriendo en Venezuela con Eta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.