www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Salman Rushdie: La encantadora de Florencia

jueves 03 de septiembre de 2009, 13:11h
La encantadora de Florencia en una novela compuesta de varias fábulas entremezcladas, que sigue la tradición literaria de obras como Las mil y una noches o el Quijote, donde la narración oral es la corriente trasmisora de la experiencia humana.
La encantadora de Florencia en una novela compuesta de varias fábulas entremezcladas, que sigue la tradición literaria de obras como Las mil y una noches o el Quijote, donde la narración oral es la corriente trasmisora de la experiencia humana. Y todos sus personajes confluyen en tres: un emperador omnipotente, un extranjero que trae una noticia y una bella mujer con poderes mágicos capaces de envolver a los hombres en un influjo de atracción y deseo carnal irresistible; la historia de tres amigos adolescentes florentinos cuyos destinos parecen separarse, aunque al final de sus vidas vuelven a confluir, gracias a la admiración y amor hacia una princesa oriental. Y también, la estrategia de un extranjero que para sobrevivir en una corte imperial cuenta historias fruto de su experiencia e imaginación.

Muchos son los aciertos de la nueva novela de Salman Rushdie, como la profusión de detalles descriptivos que permiten a la imaginación recrear lugares y situaciones, todos ellos bien documentados; de ahí la larguísima bibliografía de referencia del final. Cabe destacar la descripción del amor exenta de todo brote romántico, sólo carnal, pasional, en el cual las mujeres ocupan un puesto destacado. E igualmente, el reflejo de tiempos remotos, plagado de alianzas y traiciones, avaricia personal, ambición de poder y asesinatos, que perfilan a un emperador obsesionado por su seguridad; y donde la confianza se vuelve imposible y aparece la soledad del poder.

Pero incurre, tal vez, en un error, ya que tratando de concentrarse en el encadenamiento de las historias se pierde en la tremenda cantidad de personajes y detalles cultos que pueden aparecer en un solo párrafo, haciendo muy difícil el seguimiento del hilo narrativo; y volviéndose la lectura excesivamente trabajosa. A pesar de que el autor trata de mantener la atención del lector retrasando la aparición del –aparentemente– personaje nuclear en la historia, Qara Köz, se pierde por vericuetos alejados de la trama central.

Por Coro Sadornil
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios