www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

la actriz sigue luchando contra sus adicciones

Antonio Banderas rompe su silencio: "No voy a abandonar a Melanie"

viernes 04 de septiembre de 2009, 12:26h
Antonio Banderas ha roto por fin su silencio en torno a su mujer, Melanie Griffith, que a finales de agosto ingresó en una clínica de desintoxicación. Nuestro actor más internacional ha desmentido algunos de los rumores publicados en los últimos días y ha dejado claro que no dejará a su esposa.
En una entrevista con la cadena estadounidense Extra TV durante la promoción de su última película en Estados Unidos, The Other Man, junto a Laura Linney y Liam Neeson, a Antonio Banderas se le ha preguntado por las últimas informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre su relación con Melanie, que aseguran que el actor malagueño estaría dispuesto a abandonar a su mujer si ésta no supera sus adicciones.

La actriz, de 52 años, tuvo que ingresar en una clínica de desintoxicación en el Estado de Utah a finales de agosto en una batalla contra su adicción al alcohol y las drogas que ya le ha costado tres intentos. En la misma clínica han ingresado actrices como Lindsay Lohan o Kirsten Dunst.

Recientemente, incluso se había llegado a especular con la posibilidad de que Antonio le hubiese planteado un ultimátum a su mujer: o superaba sus adicciones o él rompería con su matrimonio. Sin embargo, el actor malagueño ha roto su silencio para aclarar que esas informaciones poco tienen de cierto.

"Le está yendo muy bien y muy poco de lo que se ha publicado es verdad", señala Antonio Banderas, de 49 años, en la entrevista, en la que deja sus intenciones para con su esposa muy claras: "no me voy a ningún sitio". "Me voy a quedar con mi familia y mi mujer, nos queremos mucho", añade.

La adicción al alcohol de Melanie, con la que Antonio tiene una hija de 12 años, Estela del Carmen, comenzó a finales de los 70 y ha continuado durante todos estos años. En 1988 la actriz ingresó en una clínica y también pasó algún tiempo en un hospital en el año 2000. En aquella ocasión fue su abuso de los calmantes la que la llevó a rehabilitación, tras haber sufrido una lesión de cuello.

Según su portavoz, el último ingreso de la actriz tiene como fin "reforzar su convencimiento de permanecer sana". Fuentes cercanas al matrimonio confirmaron en su día que el actor español le pidió que se esfuerce por mantenerse "limpia y sobria". "Melanie está luchando con todas sus fuerzas pero Antonio es quien se ha asegurado de que ésta no pierda el norte".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios