www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Uribe en campaña a la Presidencia

martes 08 de septiembre de 2009, 20:44h
El proceso que ha seguido el trámite para la segunda reelección de Uribe ha sido, en sí mismo, una excelente estrategia para que el Presidente mantenga una presencia permanente en la mente y la vida de los colombianos, este proceso ha sido, es y seguirá siendo una excelente “campaña electoral”. Con este prolongado, discutido, negociado, corrupto y absurdo proceso, la potencial candidatura se fortalece cada día más, paraliza el inicio de la campaña a la presidencia para el resto de candidatos y mina, aún más, la salud de la enfermiza democracia colombiana.

Pasa el proyecto de Ley, que convoca al referendo para aprobar una reforma en la Constitución que permita una segunda reelección inmediata –un tercer mandato para Uribe-, a la aprobación por parte de la Corte Constitucional, ente vigilante del respeto a la Constitución y de la integridad del Estado de Derecho, como todos sabemos, esperemos que la sensatez se apodere de su juicio y que el trámite quede allí. Este asunto dará a la corte, “amiga” de Uribe, la oportunidad de demostrar que falla en independencia, conciencia y justicia y que cumple realmente con su responsabilidad. Pero los uribistas actúan y hablan como si tuvieran en el bolsillo el aval de la Corte Constitucional y el mismo Uribe también, él sabe que el fallo será favorable, tanto que mantiene la ambigüedad sobre su aceptación o no de la candidatura y dice que se pronunciará una vez la Corte emita el fallo, ¿cuestión de olfato político? sí, es claramente una estrategia más de su particular “campaña electoral”, así mantiene la atención de todos los colombianos en su posible candidatura y sigue obstaculizando la campaña presidencial.

El fallo de la Corte puede demorar entre tres y cinco meses, una vez emitido –en febrero de 2010 aproximadamente- se pasa al proceso para la celebración del referendo. Uribe permanecerá indeciso todo este tiempo continuando con su estrategia y, los ya definidos candidatos a la Presidencia por los diferentes partidos políticos para entonces aún no sabrán con quien se están enfrentando realmente. La indecisión de Uribe permanecerá y condicionará la votación del referendo, con su ambigüedad y silencio logrará que la modificación de la Constitución sea aprobada en las urnas por el pueblo. El plazo para registrar las candidaturas ante las autoridades electorales es marzo de 2010.

Una vez aplicado el referendo y manifestada la “voluntad del pueblo”, no hay posibilidad diferente a ser consecuente con dicha voluntad. Ahora sí ha llegado el momento, él decidirá que efectivamente es candidato a la Presidencia e inscribirá su candidatura. ¿Dónde cabe más democracia? Así y según sus cuentas, a futuro nadie le podrá reclamar que haya actuado “antidemocráticamente” o que se haya impuesto, no, él está tan solo siendo consecuente con la sagrada “voluntad del pueblo”. Pasado un año largo de trámite del proceso de reelección Uribe nos demostrará que existe otra forma más de hacer una “campaña electoral” para la Presidencia, ojo amigos expertos en campañas electorales que esto merece ser reseñado en sus manuales.

Lucía Nieto

Investigadora de la Fundación Ortega y Gasset

Lucía Nieto es investigadora de la Fundación Ortega y Gasset.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios