www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO EN EL CONGRESO

miércoles 09 de septiembre de 2009, 13:09h
Sería injusto no reconocer que el presidente Zapatero ha estado bien en su intervención en el Congreso. Se ha esforzado por acentuar un talante moderado, constructivo y equilibrado. Ha sorprendido su serenidad y su buen estilo en la oratoria. Lo que ocurre es que ha perdido la credibilidad. Sectores vastísimos de la opinión pública no le creen ya. Está pagando ahora los embustes acumulados, las ocurrencias y la improvisación. Para muchos socialistas ha llegado la hora del relevo. Zapatero, sin embargo, está dispuesto a permanecer a costa de lo que sea. Rajoy, acertado, contundente, y, sobre todo, Durán Lleida han acorralado a Zapatero y han puesto en evidencia sus errores, sus ligerezas y sus simplezas.

     El presidente, además, ha subido hoy a la tribuna del Congreso con el fardo sobre sus hombros del informe del Banco Mundial y el Foro de Davos. España ha retrocedido en competitividad. Estamos en el vagón de cola del mundo desarrollado. La causa parece clara a los expertos internacionales: nuestro sistema laboral roza ya garantizar el no dar golpe a los trabajadores. Son tantas las prebendas, las vacaciones, tantos los puentes, el crecimiento de los salarios, los liberados sindicales, las indemnizaciones por despido, los chanchullos y la picaresca que nuestra productividad se tambalea y nuestra capacidad de competir es cada vez menor. El presidente, aterrado de que los sindicatos le organicen una huelga general, quiere mantener a toda costa la situación laboral, rechaza cualquier reforma, hostiga a los empresarios y se pliega a los dictados de las centrales sindicales.

     Con todo, el problema para Zapatero es su falta de credibilidad. Nadie cree en lo que promete, en lo que garantiza, en lo que anuncia España necesita cada más imperiosamente no sólo un cambio en la política económica sino también un cambio en quien la rige.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.