www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En Jerez

Ana Infante: dos orejas en su vuelta a los ruedos

domingo 24 de febrero de 2008, 22:17h
Tarde soleada y de toros en Jerez de la Frontera. Con media entrada en los tendidos. Se disfrutó un extraordinario festival de féminas. Se han lidiado cuatro utreros de distintas ganaderías y dos erales, todos de buen juego.

Julia Calviere. La rejoneadora tuvo que dar el "Do de pecho" con un astado de Villalobillos, ya que no le favorecía. Pero la veterana, con su disposición y elegancia pudo cortar las dos primeras orejas de la tarde.

La madrileña, Ana Infante, que reapareció tras siete meses alejada de los ruedos debido a una grave cornada, plantó cara a un Zalduendo. El utrero de más peso y más trapío de todo el encierro. La novillera tuvo solvencia con calidad, entrega, elegancia y empaque. Paseó los dos primeros apéndices a pie y tuvo una fuerte petición de rabo. No son tan importantes los premios recibidos, sino la imagen que ha dejado la torero en la plaza de Jerez.

Ana Infante se mostró sobria y valiente ante el Zalduendo. Ni el gran trapío del novillo-toro hizo que Infante dudara, si no que la madrileña se aventuró a "echar la pata para adelante" y sacar los brazos para lancear con gran mérito.

La fiesta nacional cobra fuerza por otro lado, el femenino, que sin duda puede hacer que aumente el peso del que últimamente se le otorga. Probablemente Jerez haya visto el renacer de una figura del toreo, la madrileña Ana Infante.

La novillera local Sandra Moscoso lidió un Fuente Ymbro. En este caso tuvo que poner toda la carne en el asador, saboreando el triunfo tocando pelo con dos orejas.

Noelia Mota, mujer a caballo, supo saborear el triunfo cortando dos orejas y rabo en el coso jerezano. La rejoneadora tuvo disposición, entrega y mostró pinceladas de su gran maestro a caballo, Diego Ventura. La afición disfrutó de una gran actuación.

Vanessa Montoya y Verónica Rodríguez, las dos novilleras sin caballo en el cartel, tuvieron peor fortuna, yéndose la primera con las manos vacías y la segunda con una oreja saliendo a pie.