www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONCIERTO POR LA LIBERTAD

miércoles 23 de septiembre de 2009, 14:36h
Fidel Castro tiraniza a Cuba desde hace 50 años. Allí no hay libertad de expresión, no hay libertad de asociación, no hay libertad de manifestación, no hay libertad para nada. A mi amiga María Elena Cruz Varela, que escribió unos poemas discretamente disidentes, la arrojaron por la escalera de su casa, la rompieron dos costillas, la obligaron a comerse sus poesías y la encarcelaron durante varios años. Todos los intelectuales independientes están acosados, oprimidos, espiados, vejados. La libertad ha sido cercenada en su misma raíz.

     No tengo nada en contra de que se celebre en La Habana un concierto por la paz. Incluso me parece que puede ser útil. Pero en Cuba la paz es una evidencia. La paz de los cementerios, claro. No hay altercados ni violencias ni huelgas. Todo está tranquilo bajo la bota comunista. Cantar la paz sirve para poco en Cuba.

     Un concierto de alcance social en la isla caribeña obligadamente debe dedicarse a la libertad que es lo que falta. El colombiano Juanes y los españoles Bosé y Víctor Manuel no han tenido bemoles para plantear lo que hubiera demostrado su independencia intelectual. Claro que a cambio les han pagado muy bien y les han llevado a varios centenares de miles de cubanos porque en La Habana nada se hace espontáneamente. Todo está dirigido por Fidel y el partido.

     Terreno dialéctico en todo caso, se ha ganado mucho. Hace pocos años calificar al castrismo de dictadura era fascista. Castro permanecía intocable para la estúpida progresía europea de salón. Ahora, se habla de Castro y su dictadura, de Castro y su tiranía, con completa normalidad. La verdad se ha abierto paso pero el concierto del domingo pasado ha venido a demostrar que todavía hay muchas gentes que están secretamente al lado de Castro y disfrutan cuando creen que se ha apuntado un éxito.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.