www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Una política exterior sin pulso

miércoles 25 de junio de 2014, 17:32h
Zapatero durante sus primeros cuatro años le tuvo un miedo cerval a la política exterior y eludió siempre que pudo los contactos internacionales. A veces, en contra de las más elementales exigencias protocolarias (recuerden aquello de que le gustaba dormir todas las noches en La Moncloa). Moratinos interpretó como pudo el radicalismo progre de su jefe y lo aplicó al ámbito internacional y el resultado fueron cuatro años perdidos para la proyección exterior de España. De aquellos primeros años sólo ha quedado esa memez inmensa de la Alianza de las Civilizaciones y los ridículos esfuerzos de Zapatero por hacerse el encontradizo con Bush en los pasillos de cualquier reunión internacional. Algo digno de estudio psicoanalítico dado que el entonces presidente americano representaba todo lo que más odia y rechaza Zapatero. También de entonces viene la querencia por toda esa progresía internacional comunistoide de la calaña de Chávez y compañía. Pero todo –menos esto último- pareció cambiar en este su segundo mandato. Casi como arrepentido de su anterior abandono internacional, anunció en un artístico discurso (lo pronunció en el Museo del Prado) que la política exterior iba a ser una de sus prioridades en esta legislatura y, ciertamente, desde hace algunos meses, el monclovita presidente está que no para y no se pierde ninguna ocasión de darse una vuelta por esos mundos. Pero, ¿con qué resultados?

Detrás de la agitación viajera de Zapatero sigue, no obstante, sin haber nada sólido porque falta una definición de la política exterior. Una definición que, ciertamente, debe tener como referencia los valores compartidos por las democracias occidentales, (expresión redundante porque no hay otras), pero que sobre todo tiene que basarse en una clara determinación de los intereses de España y de su papel en el mundo actual. Hablar de la lucha contra la pobreza o contra el cambio climático, por ejemplo, como los grandes objetivos de nuestra política exterior, como hace este Gobierno, es una apabullante muestra de falta de ideas y de legítimas ambiciones. Puro buenismo sin contenido. Esos son objetivos plausibles que ahora comparte todo el mundo, aunque no todos los sirvan adecuadamente. Pero no valen como señas de identidad de la política exterior de un país como España que, por historia y cultura, tiene el legítimo derecho –e, incluso, el deber- de aspirar a tener un peso e influencia que, en este momento, es menor - casi insignificante, a pesar de los viajes- que en cualquier otra etapa de nuestra todavía breve historia democrática.

Seguramente la raíz de esta política exterior sin pulso está en que, para Zapatero, la política exterior en sí misma no tiene sustancia si no es al servicio y como instrumento de su política interior. Zapatero no tiene más objetivo que perpetuarse en el poder, esto es ganar las próximas elecciones: A esa meta se subordina todo lo demás. Y en esa estrecha e inmoral concepción la política exterior sólo sirve para hacerse fotos que después puedan “venderse” a los españoles, como muestra de lo importante y decisivo que es su papel internacional. Aparte de la foto, todo lo demás carece de fuste. Y por eso en el calor de una rueda de prensa puede decir una estulticia como eso de que la recesión está causada por el cambio climático. Por no hablar de lo que ahora parece ser su mantra en política exterior: No nos preguntemos qué puede hacer Obama por nosotros, sino que podemos hacer nosotros por Obama.

La vaciedad de una política exterior así concebida es evidente. Su único objetivo es estar en los sitios, algo que, sin duda, está muy bien. Pero, además de estar, hay que pesar y actuar y ahí su balance no puede ser más pobre. Cualquier español aprobará que España forme parte ahora del G 20, una vez que parece ser que el G 8 ya no va a ser lo que era. Pero para poco servirá si, como hasta ahora, se mantienen políticas radicalmente contradictorias a las que aplican los países más importantes, como nuestros inmediatos vecinos y socios europeos. A veces da la impresión de que a Zapatero y a Moratinos lo que les gustaría es que España fuese como uno de esos regímenes populistas andino-caribeños con cuyos mandatarios se sienten tan a gusto. Además, Zapatero sigue moviéndose en los foros internacionales como el rústico que acaba de llegar a la gran urbe. Una actitud propicia a solemnes meteduras de pata como esa tan comentada –de museo a museo- de la increíble “foto de familia” con Obama. No se pueden hacer peor las cosas. Y ya es de campeonato que se intente censurar la difusión de la foto con la apelación al respeto de la intimidad ¡en una foto pública, en un lugar público, con el presidente de los Estados Unidos! Y es que cuando no se tiene más objetivo que hacerse una foto con gente importante el resultado puede ser decepcionante. Una foto, si, pero ¡qué foto! Yo nunca he creído en eso de que una foto vale más que mil palabras, pero después de ver la famosa foto voy a tener que cambiar mi opinión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.