www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALMUERZO EN [i]EL BULLI[/i] PAGADO CON NUESTRO DINERO

sábado 31 de octubre de 2009, 19:01h
Lo de menos, con ser relevante, es que Patxi San Juan, secretario de Innovación de UGT, se vaya a comer a El Bulli, a 300 euros el cubierto, amén gastos de viaje, estancia y otras adendas. Lo de más es que se permite ese lujo a costa de nuestro dinero pues las subvenciones del Estado sufragan el 90% de los gastos de las centrales sindicales.

     Ya es grave que el cinismo sindical se eleve al cubo y, como ha desvelado La Gaceta, que un dirigente cualificado se permita despilfarrar el dinero en uno de los restaurantes más caros del mundo. En las centrales sindicales españolas no hay crisis ni eres ni cinturones apretados. Paga el Estado y a vivir que son dos días.

     Si los sindicatos quisieran ser verdaderamente democráticos tendrían que renunciar a recibir un céntimo del Estado, directa o indirectamente. Deberían vivir exclusivamente de las cuotas de sus afiliados, sin coacciones a las empresas, y, como se ha hecho con la Iglesia Católica, del 0`7 especificado en el casillero correspondiente por sus simpatizantes en la declaración de la renta.

     Edificios suntuosos, despachos de gran lujo, viajes gratis total, banquetes opíparos, personal auxiliar innecesario, automóviles y choferes, todo eso tendría explicación, una mala explicación, pero explicación al fin y al cabo, si se pagara con las cuotas de los afiliados. Pero no es así. Algunos cifran en el 90% la contribución real del Estado a los gastos sindicales. Eso significa que el viaje, la estancia y la comilona el El Bulli del sindicalista Patxi San Juan la hemos pagado al 90% los contribuyentes españoles. Un escándalo más en esta España en la que muchos gobernantes, muchos líderes de partidos políticos, muchos dirigentes de sindicatos sólo ven la política como negocio, no como servicio al bien común de los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.