www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El informe del OIEA cree que no ayuda a solucionar los problemas de su programa nuclear.

EEUU acusa a Irán de no cumplir sus obligaciones

martes 17 de noviembre de 2009, 00:53h
El portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, reaccionó este lunes así al informe del OIEA en el que el organismo nuclear de la ONU critica a Irán por no cooperar lo suficiente para esclarecer los asuntos más controvertidos de su programa nuclear. "El último informe del OIEA evidencia que Irán todavía rechaza cumplir plenamente con sus obligaciones internacionales", señaló Kelly en un comunicado.

Para Estados Unidos, el más reciente ejemplo de este "continuo incumplimiento" es el hecho de que Teherán no informó al OIEA de la nueva planta de enriquecimiento de uranio en Qom, como establecen las salvaguardas establecidas en el acuerdo con el organismo. El portavoz indicó que, tal y como dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la construcción de la planta de Qom también viola las resoluciones del Consejo de Seguridad de ese organismo.

"Ahora es el momento para Irán de dar la señal de que quiere ser un miembro responsable de la comunidad internacional", señaló Kelly. "Seguiremos presionando a Irán conforme a la (estrategia de la) doble vía -de acercamiento y de sanciones- para que cumpla sus obligaciones internacionales en materia nuclear", dijo el portavoz. Según el último informe del OIEA, en contra de las exigencias internacionales, Irán sigue prohibiendo inspecciones sin aviso previo a su territorio y no aplica un acuerdo con el organismo que le obliga a informar de antemano sobre la construcción de nuevas instalaciones nucleares. Además, no ha suspendido su programa de enriquecimiento de uranio, un material especialmente delicado por su posible doble uso, civil y militar.

Irán reconoció en septiembre pasado que ha instalado cerca de la ciudad de Qom una segunda planta de enriquecimiento de uranio, supuestamente para el caso de que su planta principal, la de Natanz, sea atacada desde el exterior. La planta de Qom, diseñada para apenas 3.000 centrifugadoras, aún no está en funcionamiento, algo que según informó Irán al OIEA debe suceder en el año 2011. El descubrimiento de esa planta aceleró en septiembre el proceso negociador con Irán, que por ahora vuelve a estar estancado. El objetivo de la comunidad internacional es sacar de Irán la mayor parte de su uranio enriquecido para evitar que ese material pueda ser usado para la fabricación de una bomba atómica.