www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El oasis vasco

Juan José Solozábal
jueves 26 de noviembre de 2009, 17:24h
Durante la crisis foral del último cuarto del siglo XIX se estrecharon lazos entre algunos sectores culturales del País vasco navarro y Cataluña. Así un grupo de notables catalanes que “debían ser considerados noble y genuina representación de todo el Principado por su ilustración, su riqueza, su honradez y su independencia política” dirigía un mensaje de simpatía a las provincias vascongadas, protestando contra el atentado foral. No estaba lejos de la iniciativa don Juan Mañé y Flaquer, periodista del Diario de Barcelona, que había publicado diversas colaboraciones en defensa de las instituciones forales y que después recogió en su opúsculo Paz y Fueros. Juan Mañé fue nombrado padre de la provincia de Vizcaya en 1876, y escribiría poco después un libro de viajes sobre el Pais vasco, llamado precisamente El Oasis. Viaje al Pais de los Fueros.

Pienso en la suerte bien errática de algunas expresiones que tras el extravío de su referencia primera pueden acabar , como un bucle de pensamiento, en su significación original. De modo que hoy , en la situación algo complicada en que nos hallamos, el oasis, esto es, ese sitio placentero y apartado en el que nos gustaría estar, puede ser, nuevamente, el Pais Vasco. Ojalá desde Cataluña se echase una ojeada, como ayer, nuevamente a Euskadi.

Tengo que hablar en Santiago de Compostela precisamente del oasis vasco, de las perspectivas de la autonomía en Euskadi, que yo veo esperanzadamente, pues considero que el nuevo gobierno vasco está intentando sensatamente afirmar la normalidad, poniendo las bases para acabar con la situación de excepción y estridencia que el nacionalismo soberanista estableció en Euskadi. Veo que mi auditorio gallego acoge con educación y escepticismo, no vaya a ser que sí, mis argumentos.

Creo que los cimientos del nuevo tiempo que considero puede prolongarse, suponen a la vez una rectificación , pero también una continuación de lo que ha sido la vida política en Euskadi en los largos años de gobierno nacionalista. Cierto que se renuncia a construir la autonomía vasca sobre la imagen de la oposición sistemática, del pulso político al Estado. Tal enfrentamiento no tenía suficiente soporte lógico, pues como es evidente, la autonomía no puede afirmarse con solidez negando su origen constitucional. De otro lado, este planteamiento del que el nacionalismo no quería bajarse no hacía sino dividir internamente a los vascos, ahondando un conflicto de identidades que es insensato estimular. Tampoco parecía acertada la actitud del nacionalismo señalando un problema político de raiz , el famoso “conflicto” , en realidad inabordable desde la propia autonomía estatutaria y constitucional, y que actuaba como una vía de agua irreparable en el edificio institucional autonómico. Esta posición derrotista se sustituye ahora en el argumentarlo del lehendakari Patxi Lopez por una visión positiva a ultranza del autogobierno vasco. Tenemos, se viene a decir, problemas, como ocurre en todo orden democrático, pero el problema no es el sistema político, este justamente es la solución, difícil nadie lo niega, de aquellos.

Pero ,decía, la actual política vasca no sólo es rectificación , sino continuación de la vida política anterior. Así ocurre con la asunción en serio de la autonomía como ejercicio responsable del autogobierno que tantos años de gestión nacionalista han situado en un nivel, bien alto, hay que reconocerlo, que no hay que parar, sino continuar. El horizonte de la gestión de la autonomía vasca no es, desde este punto de vista , la rectificación sino la profundización. Corrección y prolongación son, entonces, si se quiere ver así, los dos lados, el Norte y el Sur, del Oasis.

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios