www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FRACASO SINDICAL

lunes 14 de diciembre de 2009, 13:04h
Querían congregar a 2.000.000 de personas en Madrid. Pretendían demostrar a la nación entera su fuerza y su poderío. Han fracasado estrepitosamente. Han puesto de relieve su alarmante debilidad. Movilizaron trenes en toda España. Alquilaron centenares de autobuses. Sufragaron con dietas suculentas el fin de semana en la capital de España. A la manifestación no fueron ni los que se desplazaron a Madrid gratis total. En lugar de 3.000.000 de personas apenas congregaron a 30.000, portadores casi todos de banderolas para hacer más bulto. El resultado de tanto esfuerzo y de tanto dinero derrochado ha sido patético.

     
La gente se dio cuenta de que la manifestación sindical no se hacía en favor de los trabajadores ni en exigencia de soluciones económicas, sino para apoyar a Zapatero, cuyo mentor áulico, eminencia gris de Moncloa, es, hoy por hoy, Cándido Méndez, que se ha convertido en el favorito del presidente circunflejo, desplazando de la atención monclovita a Suso de Toro y Sebastián, incluso a Philippe Pettit.

     Las centrales sindicales contribuyeron desde 1977, y de forma decisiva, a hacer viable la Transición y a consolidar la democracia pluralista en España. Algunos de sus líderes como Marcelino Camacho se ganaron la simpatía general de la nación por su honradez y coherencia. Después los sindicatos cometieron el error de financiarse a través de las subvenciones del Estado lo que les restó credibilidad y seriedad. Soportan ya una burocracia abrumadora, así como los gastos de edificios suntuarios. En lugar de reducirse a las cuotas de los afiliados, los sindicatos viven al 90% del Estado. Y su capacidad de convocatoria, a pesar del despliegue de Televisión Española y del derroche económico en la organización de la manifestación, apenas ha reunido a unos millares de personas, en uno de los ridículos más grandes de la historia sindical.

     Si a una manifestación en contra del aborto sólo hubieran asistido el número de personas que acudió a la concentración sindical, hasta las ranas del estanque del Retiro estarían proclamando el fracaso. Los medios de comunicación han velado piadosamente el desastre de Cándido Méndez y de Toxo, escondidos ya en sus madrigueras suntuosas con el rabo entre las piernas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.