www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Pasaje Donostiarra

Juan José Solozábal
jueves 24 de diciembre de 2009, 16:19h
Vivo en el Barrio de Gros, en la esquina con el Paseo de Colón, muy cerca de la iglesia de San Ignacio, a unos cientos de metros de la casa de don José de Arteche. Pasaré el Puente de Santa Catalina, a pesar de la lluvia y el viento, hacia el Palacio de la Diputación. En los días difíciles, malos no sólo por el tiempo, en tal trance puede acudir a mi mente un pasaje del Diario de un vasco de posguerra, cuando el escritor guipuzcoano dejándose llevar, infrecuentemente, por el sentido tremendista de su cristianismo, entre jansenista y unamuniano, vislumbra allí a través de la lluvia el demonio en el rostro de un transeúnte.

Todavía puedo recordar la Biblioteca del Viejo Palacio, en la bella plaza de Guipúzcoa, a la que accedíamos en un suntuoso pero un tanto azaroso ascensor. El ruido de la tarima crujiente de la Sala de lectura, el viejo reloj en la esquina del rincón dando las horas, el tiempo pasado preparando el Romano, o el Civil. Años después, el diligente bedel, comedido y eficaz, seguramente combatiente carlista de la guerra civil, trae con prontitud los tomos de Euskalerria, la revista cultural de finales de la Restauración, o la colección que sirve con aire clandestino de Jakintza, publicación de la Segunda República o algunos tomos de las actas de los Congresos de Estudios Vascos que patrocinaba don Julio de Urquijo.

No me he encontrado en el camino, como solía, a don Ignacio Tellechea, como tampoco ha irrumpido en las dependencias de la Biblioteca don Fausto Arocena, el pulcro archivero de la Diputación. No ha habido asimismo tertulia en el despacho del director con la intelligentsia de la provincia que allí concurría . Pero sonará el carrillón del Guernicako Arbola, y llegarán los ecos de los villancicos vascos que animan a los visitantes del belén de tela de los jardines. Quizás aparezca el joven maestro, ya, Antonio Elorza, con el que habrá ocasión de comentar noticias sobre nuestras respectivas investigaciones, o sobre la situación política de Madrid.

Inútiles ilusiones, han pasado tantos años… No conozco a casi nadie, aunque debe haber entre los transeúntes antiguos compañeros de colegio. Veo, en mi deambular donostiarra, a un joven profesor de Derecho Constitucional, al que apresuradamente saludo, y me parece reconocer cerca de la residencia de los jesuitas al padre Beristain, del que me resultan tan admirables su coraje ignaciano como su sabiduría de penalista. Me dicen en las escalinatas a la entrada del edificio neoclásico, que la Biblioteca ya no está allí, que se ha trasladado ¡el año 93! al Centro Koldo Mitxelena. Algo confundido, salgo a la Avenida de la Libertad y, atravesando la ciudad querida, llego a la sede cultural dedicada al ilustre lingüista.

Seguro que le gustaría al famoso errenteriarra saber que Donosti ha honrado merecidamente su memoria con unas instalaciones modernas donde residen los fondos de la vieja biblioteca y donde, al menos en esta desapacible mañana de diciembre, es casi imposible encontrar sitio. Los chavales llenan las mesas, como hacíamos nosotros, de apuntes y libros de texto. Yo, mientras tomo para la consulta un libro del anaquel a la altura de la mano, recuerdo a don Luis Michelena: su noble figura desgastada por el tiempo de cautiverio en la cárcel franquista, que no restaba viveza a sus eruditas consideraciones sobre la lengua española que impartía en el primer curso de la licenciatura de Filosofía, cuando nos preparábamos por libre en Mundaiz, cerca de Ategorrieta. Después, su breve pero eficaz manual de historia de la literatura vasca en la colección Minotauro que un grupo de gentes admirables, notoriamente entre ellas don José Miguel de Azaola, logró sacar en Madrid. Luego, resonantemente una tarde de Semana Santa de 1976, presentando en San Sebastián, con alguna personalidad que no mencionaré, mi libro El Primer Nacionalismo Vasco

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios