www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Río de Janeiro: una capital olímpica sumida en la violencia

viernes 08 de enero de 2010, 03:44h
El 2010 comenzó amargo para la sede que albergará el Mundial de Fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 . No sólo las inundaciones en la víspera de Nochevieja marcaron un inicio de año trágico para los ciudadanos de Río de Janeiro. La alegría que por lo general acompaña a esta imponente urbe, se ha visto enturbiada por el índice de muertes violentas que registró a lo largo de 2009,que se situó en la nada honrosa cifra de 7.027, de las cuales poco más de 5.000 fueron asesinatos, convirtiéndola en una de las ciudades más peligrosas de América Latina.

Semejante número mancha el expediente que avaló la elección de Río de Janeiro como la capital mundialista y olímpica por excelencia del Siglo XXI, por lo que sanear a esta ciudad del crimen organizado y de la corrupción policial, no será tarea fácil para el gobierno brasileño que, en un plazo de 4 años, deberá demostrar que las calles de Río cumplen con los estándares seguridad exigidos por la FIFA y el COI para celebrar las dos citas deportivas más importantes del mundo.

Si bien, sendos acontecimientos han contribuido a que la administración de Luiz Inácio Lula da Silva, que finaliza su mandato este año, se replantee seriamente resolver la profunda crisis de seguridad ciudadana que padece el país; lo cierto es que purgar a Brasil del narcotráfico, el crimen organizado, la corrupción policial y los grupos “exterminio” debe ir más allá de un “lavado de cara” ante la comunidad internacional. Es necesario que las iniciativas a adoptar por parte del Ejecutivo brasileño y el gobierno local se concentren en garantizar la calidad de vida de millones de ciudadanos, que lamentablemente se han acostumbrado a convivir con una violencia que no escatima en cobrarse la vida de más de siete mil muertos al año.

Por tanto, antes de comenzar a levantar las columnas de los estadios que recibirán la elite del deporte mundial, Brasil deberá sanear, de fondo y no de forma, a una ciudad en donde las bandas criminales cuenta con un verdadero arsenal militar y en el que la ley se aplica según el dinero que se disponga. De lo contrario, la victoria de Río de Janeiro sobre Madrid, Chicago y Tokio para hacerse con la próxima capital olímpica será en vano.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios