www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Botín, Indurain

martes 12 de enero de 2010, 14:52h
Dicen los expertos que Miguel Indurain es el primer atleta del siglo XX español. En alguna ocasión he llamado yo a Emilio Botín el Indurain de la banca española. Y no hay exageración. Que un banco español se haya convertido por sus beneficios -la incierta China aparte- en el primero del mundo; que figure consolidado en el top ten; que haya superado la crisis sin problemas adicionales de envergadura, significa todo ello una gestión espléndida y un acierto de previsión y sagacidad.


     Emilio Botín, primero el padre y sobre todo el hijo, han transformado una pequeña entidad bancaria provinciana en un gigante mundial. De los siete grandes de la Banca tradicional española, cuatro están en la órbita del Santander. Un asombro.


     Y más asombro todavía que un banquero español pueda afirmar desde la realidad no desde la petulancia: “Aspiramos convertir al Santander en el primer banco del Reino Unido”.


     Hasta el fin de la II Guerra Mundial, Inglaterra era la primera economía del mundo. El área de la libra sigue siendo clave en las finanzas universales. Desmontada la Unión Soviética, Gran Bretaña es la segunda potencia militar del mundo. Su economía sigue siendo poderosa y admirable y pugna con las de Japón, Alemania y Francia. No estamos hablando de un país menor o en disolución. Estamos hablando de una de las grandes naciones del mundo. Y la inteligencia de Emilio Botín ha instrumentado tan bien la gestión financiera en aquel país que el Santander está muy cerca de convertirse en el primer banco del Reino Unido de la Gran Bretaña. Entre tantas noticias negativas como nos asedian todos los días, satisface mucho dar cuenta del milagro Botín, de esos 25 millones de clientes que tiene en Gran Bretaña, con sus 1.300 oficinas y casi 100.000 millones de capitalización bursátil.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.